FANDOM


Richard Hopkins es un chico de 22 años oriundo de Los ángeles, California. En el año 2008 se vio entrelazado en un importante suceso que sacudió a la ciudad de california.

Richard era casi huérfano ya que su padre murió en combate durante la guerra del golfo en 1991. Su madre luego de eso no volvió a ser la misma y desde entonces llevo su vida a un completo aislamiento, tanto que; sus familiares un día decidieron llevarla a un centro de rehabilitación donde con pocas esperanzas aun se espera su recuperación. Richard vivía con su abuela ”Ema” la cual tomo la custodia de el a la edad de 12 años. Fue un verano en 1998, unos de los sucesos que marco la vida de Richard por siempre. El pequeño Richard de 12 años se encontraba en su alcoba decorada de naves espaciales, tenia un enorme televisor donde pasaba la mayoría de su tiempo jugando videojuegos ya que su madre, con su depresión a flor de piel, le prohibía rotundamente salir de la casa por miedo a que algo le pasase al joven chico. La madre de su padre llego aquel día con una orden de custodia y un par de policías listo para llevarse a su madre al centro de rehabilitación. En ese mismo momento la madre de Richard corrió a su alcoba y lo abrazo tan fuerte como un oso abraza a un cazador que intenta dispararle pero falla rotundamente lo que le sigue a un abrazo mortífero. Su madre con sus lagrimas brotando a borbotones de sus ojos, pero con cierta firmeza en sus ojos, de alguna forma ella quería mantenerse firme ante su primogénito, ella lo tomo de la mano y lo llevo a su alcoba, le pidió que se sentara en la cama. Mientras tanto se escuchaban los desesperados golpes a la puerta de su casa, ya la policía se impacientaba y gritaban con desespero- Señora Hopkins por favor, déjenos entrar o si no tendremos que tirar la puerta, ya tenemos una orden y tenemos el derecho de entrar. Ella saco una empolvada caja de metal, donde borrosamente se veía inscrito M.L Hopkins, de Michael Ludwig Hopkins, el nombre de su difunto padre. Ella quito el polvo con la palma de su mano, lo abrió de rapidez para asegurarse que aun estaba el contenido que su amado esposo dejo, miro con una tierna sonrisa a Richard y dijo- Hijo mio, tu madre te ama, y Dios sabe que tu padre también, tal vez el destino nos separara por ahora pero recuerda que siempre estaré contigo en espíritu, en esta caja esta la vieja cámara de tu padre, antes de irse como recluta al ejercito el solía tomar fotografías, en esta cámara están guardadas los recuerdo mas bellos de nuestras vidas, hay algunos rollos sin revelar, pensé en revelarlos algún día pero… bueno ya vez que es malo postergar las cosas cierto?- rió con tranquilidad, como si estuviese feliz. Al fondo de la casa se escucha un fuerte ruido, la policía había abierto bruscamente la puerta lo que hiso que tanto Richard y su madre se asustaran, ella tomo sus manos y con mucho desespero- Hijo consérvalo por favor, es mi regalo para ti, recuerda que te amo. Después de ese momento la madre de Richard lo beso, abrió con cuidado la puerta de su cuarto y se entrego a la policía, su suegra le dice con mucha intranquilidad- esto lo hacemos por tu bien naomi, tu hijo esta en buenas manos.

- lo se Ema, por algo es que tuviste a un excelente hijo como Michael.

- tu hijo te visitare cada semana, te lo juro por Dios.

- por ahora no quiero que lo haga, esta situación es un poco complicada para su edad, yo te avisare cuando puedas traerlo.

La abuela Ema se despidió y luego se asomo al cuarto donde yacía el pequeño Richard con la caja de metal y las borrosas letras inscritas.

Una escena como esa dejaría a cualquier chico devastado en ese momento, pero sin embargo ni una lágrima cayó de los ojos de Richard, se mantuvo atónito pero de algún modo el ya sabia que ese día vendría, estaba preparado. Ciertamente, estos hechos afectaron de alguna forma a Richard, pero no tanto como para crearle traumas, desde el día de hoy sigue siendo un hombre normal, algo tímido pero muy cómico si se le conoce bien.

Richard se volvió todo un entusiasta a lo que arte fotográfica se trata, tenia su propio blog de fotografía en Internet con una moderada fama. Vivir con su abuela lo volvió maduro e independiente ya que una anciana como ella le es difícil cuidarlo las 24 horas del día. Richard no estudiaba en ninguna universidad y aun se encontraba desempleado, salvo de vez en cuando tenia la suerte de ser contratado para tomar fotos en eventos sociales de la ciudad de Los ángeles. Su situación no era difícil ya que su abuela tenia una aceptable paga por jubilación con lo que ella mantenía a Richard, pero Richard quería dinero ya que estaba ahorrando para irse del país y buscar suerte en Francia el cual es el país de sus sueños de fotógrafo.

La rutina diaria de Richard consistía en levantarse casi a las 12 p.m., irse a la ducha, almorzar comida de microondas, mientras almuerza mirar la vieja tv de antena que su abuela mantenía encendida las 24 horas del día excepto los domingos por la mañana hasta el medio, que era cuando ella iba a la iglesia central de Los ángeles. Luego de almorzar Richard se conectaba a Internet a revisar las redes sociales y a veces las noticias, a las 2 p.m. tomaba su cámara y tabla de surf, ya que viviendo en la paradisíaca y cosmopolita ciudad de los ángeles era inevitable que se apasionara por el surfing.

Una noche como cualquiera, era abril y hacia mucho calor en la ciudad, Richard venia de salir con su novia Tabitha, otra entusiasta del arte y fotografía, como era de esperarse Richard se conecta a su pc y a partir de ahí comenzaban su ritual noctambulo que consistía en navegar por la red hasta las 3 o 4 a.m. Pero esa noche fue distinta a las demás. Por lo general en la noche solo Richard quedaba despierto ya que su abuela Ema se dormía en el sillón reclinable después de la cena mientras veía la tv, ella roncaba toda la noche mientras el sonido de la televisión encendía hacia contraste a sus molestos ruidos. Richard nunca apagaba la tv ya que cuando lo hacia ella despertaba inmediatamente y lo regañaba con la excusa de que estaba viéndola. Esa noche él no era el único que estaba despierto, mientras el terminaba de editar unas fotos que le encomendó la hija de unos de los dueños de la revista que lo contrataban, el señor Gómez, para que le hiciera cambios por ”photoshop”, y embelleciera un poco a la sifrina millonaria. Richard pensaba cuando la veía que: si alguna vez llegase a heredar todo el dinero que el señor Gómez ha ganado en su vida, dudo con toda razón que alguna vez pueda verse medianamente bonito, era todo lo contrario a lo que los antiguos griegos consideraban como ”estético”

Mientras Richard se esforzaba en la tan difícil tarea de embellecer a un adefesio del averno llamado ”Sally” por photoshop, un curioso sonido o mas bien golpe lo perturbo ligeramente, el sonido provenía de su ventana, era como un pequeño tope, como si alguien lanzara piedras a su ventana. Se asomo con mucha ilusión, imaginándose que era su bellísima enamorada, Tabita que con sus bellos ojos color café y su melena negra como el café, pretendía escabullirse a la noche para entrar a su cuarto y dar riendas sueltas a las fantasías mas alocadas de Richard. Pero como era de esperarse no fue así, aunque lo que Richard vio en su ventana no lo desanimo tanto, lo el vio era algo que jamás había visto, una gigantesca polilla de un tamaño exagerado, o almenas para las polillas que había visto en su vida, el insecto nocturno parecía sacado de un documental de animal planet y extrañamente se le hacia conocido a Richard. Era amarilla, tenía unos ojos pequeños pero con un color rojo penetrante, brillaban de tal forma que ya rayaba en lo tenebroso, pero a Richard no le asustaba, de hecho le producía mucha curiosidad. La polilla se chocaba varias veces con el vidrio de la ventana haciendo un ruido chistoso, tal vez le atraía las luces de su cuarto, o tal vez el sonido del aire acondicionado. Richard pensó que seria divertido atraparle y meterla en un jarro para analizarla incluso mostrársela a sus amigos. Richard se puso sus sandalias y salió por la parte trasera de la casa, rodeo el jardín hasta llegar a lado de la ventana de su cuarto. Afuera hacia mucho calor, y aire caliente que expulsaba el aire acondicionado solo empeoraba el ambiente, pero aun así Richard seguía emocionado, se sentía como en una de esas animaciones japonesas donde chicos de 11 años se dedican a atrapar criaturas de aspecto caricaturesco y amigable para luego aprisionarlos en bolas que desafiaban las leyes de la física. Pero para su mala suerte aquel fascinante espécimen se había ido de su ventana lo cual ocasiono una pérdida de tiempo para Richard, en actitud de conformismo regreso a su alcoba y terminar con sus deberes.

Media hora mas tarde Richard aun seguía pensando en aquella polilla y el porque le resultaba tan familiar. En ese momento un recuerdo golpeo su cabeza de forma fugaz, como si caminase por la calle y de repente una manada de gatos saliesen de un callejón como si nada y corrieran enfrente de él. El recuerdo al principio era borroso pero luego de unos segundos de visualización Richard recordó ese momento tan estremecedor que quedo tatuado en sus recuerdos, aquel día cuando su madre le entrego la cámara fotográfica de su difunto padre. Era una vieja polaroid de foto instantánea, toda una novedad en su época, hoy día cualquier ”hipster” pagaría una fortuna solo por tomar unas cuantas fotos al café de ”Starbucks” que se toma en la mañana. Al día siguiente de ese evento tan desagradable en su vida se dedico a abrir y escudriñar las fotos que se encontraban en aquella caja metálica. Muchas de las fotos eran del cuando bebe, otras de su padre de joven festejando con sus amigos, y el resto eran de fotos bastante peculiares, al parecer el señor Hopkins tenia cierta inclinación a tomar fotos a cosas simples. Los calados de un piso, cucharas alineadas en la mesa, algunos cuantos perros callejeros. Toda una colección- dijo el joven Richard cuando la abrió por primera vez. Pero aun quedaba algo mas por descubrir, eras los rollos que estaban si revelar, al parecer tomados con otra cámara. En aquel entonces Richard no tenía ni la remota idea de que era el revelado, así que decidió llevarlo a un sitio de revelado, que en aquel día le habían cobrado 40 dólares por el revelado de ambas; Richard era todo un ingenuo en aquellos días. En total se revelaron unas 60 fotos de las cuales 30 era lo mismo, una y otra vez una fotografía de una pequeña montañita de polvo apilada en un escritorio. Hasta el que atendía la tienda quedo sorprendido de esas 30 fotos, porque alguien tomaría tantas fotos a un solo y superfluo montículo de polvo, pensaron ambos. El resto de fotos, como era de esperarse, eran fotos de cosas comunes; sillas con sombras al lado; bolas de tela; vasos medio llenos. Todo tipo de locuras. A partir de ese recuerdo Richard logro recordar por qué aquella polilla se le hacia conocida, se levanto de la silla donde trabajaba, la agarro por detrás y rodó hasta al lado de su cama para pararse en ella y así alcanzar el cielo raso, estaba hecho de laminas de madera pero había una que estaba medio colocada y que solo bastaba con darle un pequeño empujón para quitarla. Ese era el pequeño escondite donde Richard solía guardar su dinero, fotografías de su novia en poses sumamente erótica, algo de hierba que de vez en cuando fumaba en la azotea de su casa y la vieja caja con las fotografías. Richard tomo con cuidado la caja, la bajo, puso de nuevo la lamina en su lugar y se bajo de la silla. Cuando abrió la caja saco todas las fotos y busco con mucha emoción una fotografía en especial, era una que resaltaba de entre las demás que tomaba su papa, era un foto muy vieja se notaba, la calidad era pobre y estaba ya deteriorada por el tiempo, era una foto de una polilla pegada en una ventana. Richard aun recordaba el día que vio por primera vez aquella foto, aun le causaba el mismo sentimiento, la misma sensación de piel de gallina. Lo sorprendente es que la familiaridad de la foto con la polilla que Richard había visto hace media hora era porque la polilla de la foto era casi idéntica a la que el había visto. Sin duda ese momento fue bastante sorprendente para el, casos como estos no ocurren muy a menudo en este planeta. La polilla en cuestión era esta:

Richard pensó que seria divertido publicarla en su blog de internet, así que lo hizo, y al cabo de unas horas se fue a dormir.

Richard tenía 15 años cuando comenzó a apasionarse por la fotografía, sus gustos iban desde paisajes hasta siluetas de viejos en la banca de un parque alimentando con pan a las palomas. Su novia era una estudiante de literatura y poesía en la universidad local de Los ángeles, en su caso la fotografía era un hobbies al cual le ponía bastante cariño pero no lo suficiente como para dedicarse profesionalmente como pensaba Richard de su carrera de fotógrafo. Se conocieron en una tienda de discos, ambos estaban en la sección de ”Clásicos de ayer y hoy”, donde se podía encontrar una gran colección de blues y jazz, también un poco de rock n roll. Un poco de coqueteo bastaron para que Richard se atreviese a invitarla a salir, aquel día era una mañana bastante agradable donde corría una ligera brisa fría, un clima lo bastante propicio para un café matutino. Si había algo que llamaba la atención de cualquiera, esa era la tierna sonrisa de Richard, un aire tímido pero a la vez de chico agradable, alguien a quien puedes confiar, pensaría cualquiera. Sin duda eso fue lo primero que Tabitha noto de él, por lo tanto acepto su invitación de café…

Pues como se imaginaran el resto, siguieron viéndose y al cabo de unas semanas decidieron ser pareja. El 27 de julio cumplirían su primer aniversario de estar juntos. Ya terminando junio, y aun Richard se preocupaba por que le compraría a su enamorada Tabitha.

Como era de esperarse tras una noche de arduo trabajo y trasnoche, Richard se levanto a las 2 p.m., cumplió con su rutina de almuerzo de microondas y refresco de cola, tomo una ducha bien fría y cuando salió se sentó en toalla y aun húmedo en el escritorio donde se encontraba su computadora. Entro al navegador de Internet y reviso el escritorio de su blog. Para la sorpresa de Richard su publicación de la ”tétrica polilla” había tenido una gran cantidad de comentarios, eran casi 200, y el 80% de ellos eran de personas expresando su sentido de terror hacia la imagen, incluso habían comentarios como: ” Esa polilla de seguro quiere asesinarte” o; ” OMG, que cosa mas tenebrosa. Todo esto le había causado mucha gracia a Richard, mientras seguía leyendo los comentarios se percato que ya había pasado media de estar sentado en el escritorio, Richard se sobresalto y se apuró a cambiarse, ya que hoy seria un día distinto a los demás, hoy tendría otra entrevista de trabajo y luego se vería con su novia.

- Porque cree usted que este trabajo es para usted señor…

- Hopkins, señor… mi apellido es Hopkins.

Con estas palabras se dio inicio a lo que seria la entrevista de Richard. Era una de las revistas de interés juvenil mas vendidas en Estados unidos, Richard ya había intentado mandar currículums anteriormente sin éxito, hasta ahora.

- Ok, disculpe mi falta de atención señor Hopkins

- No se preocupe, como abra visto en mi curriculum se dará cuenta que tengo bastante experiencia con la fotografía, de hecho también soy dueño de un sitio web en donde coloco mi material, tengo aproximadamente 300 visitas al día y tengo bastante seguidores en diferentes redes sociales.

- Claro eso veo, y es bastante impresionante, pero también noto que no tienes ningún titulo en fotografía y tampoco has trabajado con ninguna revista.

Richard miro hacia arriba del cuarto con cierta duda, y luego dijo- Cuando estaba en 4 año de secundaria fui fotógrafo del periódico de mi escuela, y bueno creo que eso cuenta como experiencia laboral, no?

La persona que entrevistaba a Richard se coloco sus lentes, tomo su hoja de vida con ambas manos y las reviso con un gesto de inconformidad en sus labios. Richard por dentro se culpaba y también insultaba al entrevistador.

- En esta empresa no solemos dejar trabajar a personas sin experiencia, pero sin duda conoces el medio.

Richard abrió los ojos con mucha ilusión, puso sus manos detrás de su espalda y cruzo sus dedos.- Creo que te llamaremos, dijo el entrevistador sin siquiera mirarlo a los ojos, el solo miraba su tabla digital donde tenia guardado sus anotaciones.

Richard salía del edificio donde se hizo la entrevista mientras se aflojaba la corbata con enfado y refunfuñaba en voz baja- Revistas de los cojones, como mierdas pretenden que tenga experiencia laboral si no me dejan trabajar, el coño de su madre! El celular suena de repente y Richard se calma un poco. - Hola amor, que tal tu entrevista? suaves palabras que fluían como miel en los oídos de Richard, sin duda era Tabitha.

- Como el culo mi amor, como el culo…

- tan mal ha sido?

- hablamos después de eso mejor, mas bien vamos a vernos ya. Donde estas?

- Voy en el taxi rumbo a la cafetería, llegaras tarde?

- no, estaré ahí en un ”tris”

Y así fue. Tabitha nunca en su casi 12 meses de relación con Richard tuvo problemas con la impuntualidad, Richard era bastante cuidadoso con eso. Una vez ya en la mesa, Tabitha tomándose un café helado y Richard bebiéndose un expreso bien cargado, preparándose para la velada que le tocara en la medio noche para terminar de editar las fotos que la faltan. Richard le comentaba su día su novia.

- De verdad Tabí no sé que hare, últimamente esta difícil para un fotógrafo conseguir trabajo.

Claro que para Tabitha el conseguir trabajo no era un problema ya que su familia era muy adinerada, de hecho su padre, Remy Ferdinand es dueño de la mayoría de refinerías de petróleo del país, por lo tanto para Tabitha no le resultaba un problema monetario estudiar lo que quisiese.

Suavemente tabí se apoyó sobre la mesa y se acercó a la mejilla de Richard y le dio un beso. Todo va estar bien cariño, créeme.

Richard no pudo evitar sonrojarse, miro su café por unos segundos perdido en los pequeños remolinos del negro líquido contenido en la taza, cuando de repente una idea lo ataco.

Alguna vez has tenido un ”deja vu”?- Dijo Richard con cierta curiosidad.

- Pues que raro que lo preguntes. Tabí se tomo unos momentos para pensar su respuesta, ahora que lo mencionas… nunca me había puesto a pensar en eso, seguramente los he tenido pero me cuesta recordar cuando. Mas bien, quien rayos lleva la cuenta de los ”deja vu”?

Ambos rieron con discreción.

Te ocurrió algún deja vu últimamente cariñó?

Richard frunció sus labios hacia un lado y dijo- No exactamente un deja vu, o bueno no se como decirlo. Lo que ocurre es que la noche pasada un hermosa polilla se poso sobre mi ventana, era inmensa me entiendes! Y lo tétrico de este asunto es que cuando vi esa polilla enseguida recordé que tenia una foto que tomo mi padre cuando solía ser un civil, en la foto aparecía una polilla idéntica, o al menos muy parecida a la que estaba en mi ventana, podría ser coincidencia pero… una polilla tan grande como esa no son muy comunes y menos por estas zonas, es demasiada coincidencia como para que yo y mi padre hubiésemos visto polillas tan grandes.

- Creo que te estas metiendo en una película cariño, aunque debo confesarte que la historia es bastante extraña

Tabitha mostro mucho interés sobre este suceso, ella siempre le llamaba la atención los casos inexplicables y paranormales, una cualidad que Richard no compartía mucho, él era mucha más incrédulo en la vida.

- Tal vez tengas razón, exclamo Richard, creo que debería dejar de acostarme tarde. Sonrió con dulzura a tabí

- Ahora que me mencionas esta historia recuerdo que una vez leí acerca de un caso en nuevo México, al parecer unos jóvenes iban en un carro cuando de repente vieron a un hombre, pero este era demasiado alto, mas allá de lo que se suele ver. Los jóvenes decidieron ver ya que pensaban que era algún cómico disfraz y cuando se acercaron vieron que este no era un hombre si no…. un gigantesco hombre polilla que lanzaba rayos láser por los ojos!

Exclamo Tabí con tono burlón, parecido a como los niños simulan que son monstruos o supe villanos que destruyen el planeta.

Richard se rio por tanta ternura.

- Claro Tabí, hombres polilla lo que tu digas

- es en serio, no te estoy mintiendo.

Y de hecho no mentía, hace varios años atrás unos jóvenes reportaron en la policía que decían ver a ”un extraño ser con brazo largos y especies de alas a su alrededor, antenas y una piel seca y brillante que resaltaba en la noche. Este hecho pasó por desapercibido por la policía hasta que en aquel sector donde se reporto la aparición del supuesto ”ser” se vio afectada por una gran epidemia de ”gripe A”, que les costó la vida a varios vacunos animales domésticos que se encontraban en aquella zona rural.

Pasado ya el día Richard se encontraba una vez mas en su sucio y típicamente juvenil dormitorio, estaba clavado en su computadora editando y decorando fotos como de costumbre, pero mientras lo hacia se tomo un tiempo para leer un poco sobre el supuesto ”ser” que su novia con tanta burla le describía. Como era de esperarse se topo con miles y miles de artículos que sobre casos paranormales, inevitablemente tuvo que visitar esos sitios de temática paranormal que tanta aversión le tenia Richard. Se encontró con el caso que su novia le había dicho, también encontró algunas fotos y foros de discusión acerca del supuesto ”hombre polilla” o mothman como se le conoce en Estados unidos. Mientras el indagaba poco a poco en un gigantesco mar de información hubo algo que capto su atención mas cualquier otra cosa. Era un foro de discusión en donde usuarios anónimos subían imágenes y a la vez compartían experiencias del ”tercer tipo”.

Al parecer el tema del supuesto hombre polilla era algo bastante peculiar considerando la opinión de los usuarios. Se podía encontrar una pequeña historia publicada en foro acerca de este mítico ser. Su aparición por lo general va acompañada de desastres y tragedias, se cree que el dato mas antiguo de este ser se encuentra en un antiguo papiro de la mitología griega.

Mas abajo del este foro se encontraba la opinión de personas que aseguran haber visto a este extraño hombre mutante de 3 metros de altura, pero hubo un comentario que le causo cierto escalofrió a Richard. Era de un usuario anónimo y en el foro aparecía con una foto de perfil de una polilla grande, amarilla y de unos enormes ojos de un rojo penetrante. Este usuario simplemente dejo un corto mensaje, tan solo unas cuantas palabras dejaron completamente aterrado a Richard… decía:

”A LA POLILLA NO LE GUSTA QUE LA MIREN”.

Bueno… creo que ya fue suficiente Internet para mi.- dijo Richard

Apago su computadora y decidió irse a dormir, tal vez para ”bajar de tono” tanto tema paranormal en la noche.

Justo mientras estaba cepillando sus dientes Richard noto un leve cambio en la luz de su baño, una gran sombra sobre to ese cuarto. Era la peculiar pero familiar polilla que Richard había intentando capturar días antes, estaba justamente en su baño posando sus débiles patas en el bombillo encima de la ducha. Richard sonrió y recordó pero ahora con gracia el mensaje en aquel foro.

La polilla no le gusta que la mire…. se sintió tan tonto por haberse asustado con tal niñería.

A las 03:00 A.M Richard se encontraba ya durmiendo apaciguadamente, pero de repente una gran molestia lo acogió, una extraña incomodidad hizo que lo despertara de sueños, era como si en su cama algo caminara. Cuando quita la sabana sobre su cuerpo se da cuenta que toda su cama estaba repleta de polvo, incluso su cabello y ropa lo estaba.

Se levanto y con la misma sabana sacudió su cama dejando el suelo repleto de polvo. Se puso sus sandalias para dirigirse a la cocina a por una escoba y pala para recoger ese desastre. Mientras salía de su alcoba un olor nauseabundo penetro su olfato, olor a comido semi digerida, cuando entro a la sala vio la tele encendida pero con las típicas franjas de colores anunciando que ya era el fin de la programación, la luz estaba apagada pero con el tenue resplandor de la tele logro ver a su abuela Ema desmayada en el suelo con su ropa completamente vomitadas y sus ojos perdidos. Richard corrió hacia ella asustado ya que el sabia que ella sufría de diabetes y seguramente olvido su insulina, corrió y se tiro a su lado y con sus manos intentaba hacerla reaccionar pero ella solo estaba ahí desmayada y emitiendo suaves sonidos de dolor. Richard no demoro para ir por el botiquín y buscar inyecciones de insulina. Cuando lo tomo lo sintió tan pesado que cayo fugazmente al suelo haciendo que esta caja se abriera y lo que cayó al suelo para sorpresa de Richard no eran medicamentos…. Era polvo, enormes cantidades de polvo. Richard se desespero aun mas y corrió hacia e teléfono, lo tomo con brusquedad y marco al 911, el numero de emergencias, pero el teléfono no daba tono tan solo se escuchaba una especie de chirrido vibrante y continuo parecido al que emiten los insectos en el bosque a la noche. Richard colgó el teléfono y corrió una vez mas hacia la sala para auxiliar a su abuela y llevarla el mismo al hospital pero cuando llega ahí la encuentra rodeado de una aglomeración de polillas sobre Ema, el corre hacia ella e intenta espantarlas pero las polillas se ahuyentan y vuelan todas sobre la cara de Richard dejándolo sin visión por unos instantes. Cuando la recupera el supuesto cuerpo moribundo de su abuela no estaba, tan solo quedaba su pijama llena de polvo y alas de polilla. Ya esto fue la cúspide de la incoherencia, pensó Richard, esto no puede ser real pensó por un instante. De repente un punzante escalofrió que recorrió su espalda como una escolopendra que sube por un árbol lo ataco, un escalofrió de esos que te hacen pensar que algo esta detrás de ti. El giro su cabeza despacio y el extremo de su ojo logra captar una silueta en el piso que hizo que Richard se sobresaltara girando bruscamente todo su cuerpo y haciéndole tropezar al piso. Lo que sus ojos vieron fueron demasiado aterrador como para mantener la mirada por mas de dos segundos, era un ser enorme de casi 3 metros y mas, unas extremidades que parecían brazos que llegaban hasta su rodillas y detrás de estos unas alas hechas de polvo. Su cuerpo era de gran extensión, un torso musculoso, mucho mas allá de lo humanamente posible y todo recubierto por unas extrañas plumas hechas de polvo. Richard no pudo ver mucho su rostro pero era algo oscuro y espelúznate, tan solo pudo ver unos diminutos ojos rojo escarlata que brillaban como láseres en la noche y que atravesaban lo mas profundo de tu alma. Su cuerpo se entumeció, sus piernas se recogieron y su rostro se oculto entre ellas. Pero para su eterna desgracia sus oídos podían captar los lentos pero imponentes pasos que daba este ser, cada vez mas cercanos a él, ya Richard resignado juraba que ese seria el fin de su triste y corta vida, en el momento en el que los pasos se detuvieron supo que esta criatura pondría mano sobre el, Richard grito tan fuerte que de repente se ahogo. Richard despertó de un salto y cayo de su cama con la sabana enredada a él, empapado de sudor y su ropa interior humedecida por su pis… Era tan solo un sueño.

Richard se levanto, se desenvolvió de su sabana y salió de la habitación, camino hacia la sala y a una esquina todo apagado pero solo la tele encendida iluminando un rincón de la sala. El corazón de Richard latía a mil revoluciones por segundo, asomo su cabeza y vio a su abuela Ema roncando en su mecedora como de costumbre. Richard la despertó y ella muy desorientada le pregunto- Richi? Que haces despierto a esta hora- aspiro dos veces por la nariz. - pero…. porque hueles a orina?

Una semana después de ese bochornoso incidente Richard se encontraba en la playa con unos cuantos amigos como era de costumbre, se reunía a las 2 P.M con sus amigos para aprovechar el oleaje de Los ángeles. Richard comento acerca de su pesadilla y sus amigos en tono burlón le decían. - Pobrecito el bebito mojo su camita.

No en serio chicos fue algo muy traumarte, en mi vida había tenido pesadillas así.- Replico Richard.

Tabitha que también se encontraba en el grupo de amigos interrumpió a ambos y grito. - Bueno chicos el ultimo en meterse al agua es un marrano.

Todos corrieron a la playa a cazar olas dejando un poco atrás a Richard que también corrió para no ganarse el vil titulo de ”marrano”.

En el mar ya muy lejos de la orilla Richard se reincorporo al grupo y todos vieron que a los lejos venia una enorme ola con gran poder.

Dios esa esta muy ”heavy”, tendrías que estar loco para montar esa ola.- Dijo alguien en el grupo de surfistas, Richard la miro y sonrió con picardía.

Yo soy ese loco!- Exclamo Richard para luego abalanzarse hacia ella. Mientras la ola tomaba forma Richard se pone en pie sobre su tabla y comienza a jugar sobre ella dando esplendidos saltos en los aires, era como si la ola se conectara con el. Justo cuando la ola comienza a cerrarse crea una especie de túnel que Richard decide atravesar. A lo lejos sus amigos ven como la ola se cierra con Richard adentro, veían como entra de un extremo del túnel y esperan con ansias salir del otro extremo que entre los dos podrían ser como unos 20 metros de largo.

Ya dentro del túnel de agua los niveles de adrenalina de Richard se disparan y ve desde lejos la luz que lo llevara a la salida de la ola, toma velocidad y cuando casi llegaba una extraña sombra salta frente a el descontrolándolo y haciendo que se tambalee de lado a lado. De repente un largo brazo se lanza a su tabla y se la quita haciéndolo caer al agua violentamente, sus amigos vieron con horror como la ola se cerró y Richard no salió del túnel, corrieron a ayudarle.

Richard vio como se hundía en el azul mar pero reacciono e intenta nadar de vuelta a la superficie pero antes de comenzar a patalear una fuerte mano lo jala a más profundidad. Richard no se atrevía a mirar abajo el solo daba patadas e intentaba librarse de ese tenebroso brazo de repente varios brazos lo tomas de su espalda y cabeza jalándolo a la superficie, Richard se azara e intenta liberarse de esos brazos dando gritos mudos bajo el agua que solo liberaban miles de burbujas. Otros brazos mas lo tomaron con mas fuerza llevándolo sin resistencia a la superficie…Eran sus amigos que intentaban sacarlo del agua. Lo subieron a una tabla y lo llevaron a la costa.

Richard cayó sobre la arena sofocado y jadeando con susto, sus amigos escandalizados le preguntaban que sucedía. El con la lengua cansada pronuncio medias palabras diciendo.- ALGO ESTA EN EL AGUA, ALGO HORRIBLE ME HA… ALGO….DIOS MI…

Su novia Tabitha lo abrazo y le dijo.- Cálmate Richy por favor, ya todo paso.- Sobo su cabeza lo que hizo que se tranquilizara.

Atrás de los amigos de Richard que estaban aglomerados alrededor de él se acercó un chico diciendo.- Hay Richard lo siento mucho pero creo que tu tabla no aguanto la ola.- Enseño la tabla rota en dos pedazos. - Al menos tu estas bien, no?

Ya seco y con una toalla en sus hombros Richard estaba recostado sobre el regazo de Tabitha sentado en una banca en la playa y viendo a los turistas pasar.

- Disculpa por haberte asustado de esa manera. Dijo Richard

- No te preocupes amor, pero no vuelvas a arriesgar tu vida de esa manera por favor, casi me matas de un paro cardiaco. Tabitha río.

El domingo es el aniversario de difunto de tu padre no?

- Ya son 15 años desde que me dejo. Dijo con desdén Richard

- Lo siento mucho mi amor, debe ser difícil crecer sin un padre.

- Lo es, pero aun logro recordar ciertas cosas de él. Recuerdo mucho nuestros paseos al parque, el con su cámara y yo con mi pequeño monstruo de peluche. No hablábamos mucho pero no era necesario, era como si ya nos conociéramos lo suficiente.

- Que tal era la relación entre tus padres?

- No lo se en realidad, mi madre nunca tuvo quejas además que ambos eran jóvenes. Era un amor a flor de piel

- Nunca discutieron? Insistió Tabitha

- Pues mis recuerdos son nulos, poco recuerdo de mi padre, en mi cabeza solo tengo recuerdos de mi madre. Recuerdo un día en el que llovía y yo miraba por la ventana como caían las gotas sobre el pavimento y mientras mi madre horneaba mi comida favorita.

- Galletas de avena con chocolate. Sonrió Tabitha Richard también le devolvió la sonrisa.

- También eran las favoritas de mi padre, desde que había muerto en combate mi madre le quedaban saladas

- Y porque?

- Pues resulta que al hacerlas le causaba gran tristeza y todas sus lágrimas caían sobre las galletas, un día me queje de que estuviesen tan saladas y ella me abofeteo en la mejilla, lloro y luego me abrazo, me dijo- Algún día extrañaras saborear estas lagrimas.

- Que ruda. Dijo Tabitha algo molesta

- Pues debes entenderle, es difícil criar sola a un niño, sobretodo cuando eres mesera y ganas un sueldo de mierda.

- Tienes razón, lo siento

- No te preocupes. - Richard se levanto de sobre el regazo de Tabitha, la miro fijamente y la beso con gran pasión, le susurro al oído- Te amo mi damisela de cristal, ella respondió- Te amo mas mi pequeño monstruo.

Esa misma noche Richard y Tabitha fueron a la alcoba de él y tuvieron lo que Tabitha llama ”un tiempo de calidad en términos sexuales”.

Cuando terminaron Richard acompaño a Tabitha a tomar un taxi y luego devuelta a su casa Richard paso delante de televisor que anunciaba comerciales y al cruzarlo escucho un breve mensaje que decía: A la polilla no le gusta que la miren!

Richard se detuvo en seco y exclamo.- QUE!?

-Que…? Pregunto Ema.

-Que dijo el comercial?

- No lo se, algo acerca de descuentos en McDonald’s creo…

Richard sacudió su cabeza y dijo.- Olvídalo.
534496 10151252756871054 651723097 n

Los domingos en la mañana la abuela Ema acostumbra ir a la iglesia protestante en el centro de la ciudad mientras Richard como de costumbre se levantaba tarde y se dedicaba a descansar y tomar fotografías. Pero ese día era distinto, se conmemoraba la muerte de los soldados en acción en el cementerio federal de estados unidos. Richard y Ema no se lo podían perder ya que el padre de Richard fue soldado de honor antes de morir. Ambos se alistaron esa mañana y salieron hacia allá.

Como era de costumbre en aquellas ceremonias se seguía un protocolo que ya ambos conocían de pies a cabeza. Primero la introducción de casi media hora, canto al himno nacional, un largo y aburrido discurso acerca del valor y el servicio a la patria, luego una marcha de soldados armados y bien vestidos decorada con música épica de gaita, disparos al aire y menciones de honor.

Cuando ya acabo todo el tedio Ema y Richard se acercaron a la tumba De su padre. Ema tenía unas gafas oscuras pero se podía ver como las lágrimas salían una a una debajo de ellas. Richard no lloraba pero sin duda estaba triste, triste de no poder un papa, alguien con quien pasar las tardes de domingo, con quien beber mientras ver un partido de futbol en la tv. Tan solo deseaba tener el amor que a ni un niño debe faltarle jamás.

Mientras él estaba perdido en su cabeza y un hombre alto, fornido y de piel oscuro le interrumpió.

- Eres tu el hijo del soldado Hopkins?

- Si…quien pregunta

Extendió su mano y dijo- soy el capitán Ramírez del 5to escudaron de la compañía de reconocimiento, tu padre estuvo bajo mi comando antes de morir. Fue un gran hombre, muy valiente… fue una pena que se haya ido tan joven, mi mas sentido pésame hijo….

- Muchas gracias capitán

Un incomodo silencio prevaleció durante varios minutos hasta que Richard pregunto- Como murió mi padre?

- Disculpa?

- Que paso con el? Nunca lo supe, los sujetos que nos trajeron una pinche bandera y una carta no nos dijeron que le había pasado solo nos dijeron que murió sirviendo a su patria y que nos darían dinero por eso.

- Pues no creo que quieras oír algo tan triste. Dijo el capitán algo confundido

- Por favor necesito saber si mi padre murió por una buena causa no por servir a su país por una tonta guerra falsa para invadir a un país rico en petróleo.

El capitán se molesto un poco pero luego decidió contarle a Richard que había sucedido con su padre.

- Me habían ordenado a llevar a 5 hombres a una misión de reconocimiento en un barrio de Tro-llumad, tu padre y yo íbamos en una R.V acorazada. Era una típica misión de protocolo estábamos muy relajados de hecho tu padre bromeaba con un turbante que encontramos en la camioneta pero no contábamos con que un francotirador disparara contra el conductor de la R.V. Tu padre de inmediato tomo el control del vehículo pero nos seguían disparando, ni siquiera podíamos sacar las cabeza para ver de donde venían los disparos, tu padre se choco haciendo que me rompiera un brazo. Todos nos salimos y nos refugiamos en un hospital abandonado, tu padre me ayudo a caminar mientras que otros dos de mis hombres caían con sus cerebros desparramados en el piso. Solo éramos yo tu padre y el soldado Mason amigo de tu padre, estuvimos toda la noche y mañana refugiados en ese hospital hasta que pudieron venir a rescatarnos. Tu padre cuido de nosotros es por eso que le debo mucho a él.

- Muy bien, pero aun no me ha dicho que paso con el… Dijo Richard con apuro. - No murió en el tiroteo.

- Fue muy extrañó todo, luego de que nos rescataron tu padre se quedo dormido en una camilla cerca a la mía, de repente se levanto como sonámbulo balbuceando cosas y salió de la tienda de campaña, yo me levante y le seguí pero todo estaba oscuro y no lo puede ver. Avise a los demás para que lo buscaran pero al parecer se había ido lejos, horas después en el amanecer los encontramos a unos varios metros lejos de la campaña y lo que mas nos sorprendió es que su cuerpo no estaba ahí

- No estaba, de que hablas?

- No, tan solo estaba su ropa y su placa de militar tirada. Luego en la autopsia encontraron pedazos de huesos y cenizas que confirmaron que era su cuerpo.

Richard recordó aquella pesadilla en la que una gran multitud de polillas cenaban el cuerpo de su abuela y dijo- Su muerte tuvo algo que ver con polillas.

El capitán Ramírez miro fijamente a Richard…

- No… Los de la autopsia dijeron que fue un muy extraño caso de combustión espontanea.

Una vez mas un incomodo silencio ataco la conversación

Aunque ahora que lo mencionas… recuerdo haber visto a una enorme mariposa amarilla volando sobre el cuerpo de tu padre.- dijo el capitán

De vuelta a la casa Richard aun estaba pensativo acerca del extraño suceso de su padre y esa polilla que ya se estaba volviendo un molesto cliché en su vida. Esa tarde de domingo Richard decidió hacer algo que no hacia desde hace 4 años… visitar a su madre en la clínica mental.

Desde que la madre de Richard ingreso su vida fue directamente hacia abajo, su nerviosismo aumento y se lleno de manías y trastornos emocionales. Según su historial ya llevaba 3 intentos fallidos de suicidio lo que obligo a los psiquiatras a mantenerla dopada y senil. Richard detestaba verla en ese estado además de que era difícil mantener una conversación con ella ya que las drogas la mantenían alejada de la realidad, como si estuviese soñando.

Cuando se anuncio en la portería de la sala vio como a lo lejos llevaban a su madre dos enfermeros acuerpados. Su imagen lleno de tristeza a Richard, ella estaba pálida y delga; su cabeza estaba rapada y su cara muy pegada a su cráneo; su caminar era lento y sin dirección, a cada momento los enfermeros tenían que agarrarla y re direccionarla. Ella se sentó en una silla frente a una mese redonda y al otro lado estaba Richard, Su madre lo miro en silencio.

- Hola mamá

Su madre reacciono y puso una enorme sonrisa

- Richy, cariño hace cuanto no te veía?

- Hace mucho…. Dijo con desdén

- Oh, ya veo. Y como esta tu padre?

- Esta muerto mamá, hace ya 15 años

Ella cambio su expresión enseguida

- Pobre hombre, era tan joven y guapo. Ella lloro, Richard la tomo del hombro y la consoló.- Pero esta bien, no? la gente muere siempre no podemos hacer nada. Comenzó a reír de una forma muy siniestra, Richard miraba algo chorizado estos cambios de humor tan abruptos.

- Madre he venido acá para preguntarte acerca del hobbies de mi padre, que sabes acerca de sus fotos?

- A mi me gustan las fotografías, a tu padre también.

- Eso lo se, pero no has notado nada raro en sus fotos?- Son lindas, dijo muy tiernamente su madre.

- Si, pero nada mas?

- Hijo estas muy delgado, acaso tu abuela no te alimenta bien? Creo que tendré que llamarle. Ya Richard comenzaba a frustrarle.

- Mamá, dime que sabes tu de las polillas?

Hubo un silencio de casi 2 minutos y su madre miro directamente a Richard.

- A la polilla no le gusta que la miren…

Richard se sorprendió enormemente, tanto que su corazón latía más rápido y sus ojos se abrieron mucho.

- Que has dicho?

- Que?

- Lo que dijiste ahorita madre, eso…

- No he dicho nada

- Claro que si, sobre la polilla…

- Polilla? cual polilla?

Richard se enfureció, golpeo la mesa y se paro de su silla.

- La polilla la maldita polilla!!!

La madre de Richard se asusto y dijo con voz triste.

- Pero…pe…ro…pero…cual polilla?

Richard salto sobre la mesa y la agarro de los hombros agitándola de atrás hacia adelante y gritando.

- LA POLILLA, LA PUTA POLILLA, LA POLILLA QUE NO QUIERE QUE LA MIRE, LA POLILLA QUE NO ME DEJA DORMIR Y QUE HACE DE MI VIDA UN INFIERNO!

La madre de Richard grito escandalizada y pidió ayuda a los de seguridad, ellos llegaron corriendo separándolos. Tomaron a Richard por sus brazos y a su madre la sostuvieron y le inyectaron calmantes. Richard se fue frustrado y enfurecido por todo lo ocurrido, era ya la gota que rebaso el vaso. Tenia que acabar con esto de una vez.

Se dijo a si mismo.- A si que a la polilla no le gusta que la miren, eh? La próxima vez que la vea…esta vez me asegurare de verla!

Días pasaron pero aun no había señales ni avistamientos paranormales en la vida de Richard, de hecho los días pasaron muy normales aunque Richard ya no dormía cada día que pasaba mas aun se entusiasmaba con estos eventos. Ese día luego de la visita a la clínica mental Richard fue a su casa aun confundido con todo lo sucedido pero de alguna forma la imagen de un foro de internet paranormal llego a su cabeza, decidió volver a la misma página donde encontró por primera vez esa frase que tanto odiaba. Una vez ahí abrió su navegador de internet y busco en el historial, de entre tanto foros y paginas abiertas durante las semanas pasadas a Richard le tomo un considerable tiempo para encontrar el hilo exacto donde estaba aquel comentario. El planeaba hacer contacto con el usuario de alguna forma, a pesar de que este fuese anónimo aun así el no perdía la fe. Tras casi una hora de revisar y comprobar encontró el hilo del foro donde encontró información acerca de este particular ser, pero para su sorpresa…el hilo había sido borrado por los moderadores hace dos días. La frustración de Richard creció de tal manera que las próximas horas la dedico en investigar y leer, cosa bastante irónica para una persona que se consideraba escéptica para esos temas. Tanto fue así su exhaustiva búsqueda que no se dio cuenta que ya eran casi las 8 a.m. y aun no había terminado las fotos que tenia que editar, cosa que molesto mucho a su jefe el señor Gómez, que lo llamo muy furioso a esa hora diciéndole que no se molestara en terminarlas que y encontraría a alguien mas puntual, pero Richard ni le molesto en lo mas mínimo su despido el solo quería liberarse de sus miedos.

Lo que encontró en internet no lo satisfacía o simplemente ya lo sabia, necesitaba algo mas acerca del ”hombre polilla”, su relación con los sueño polvo pero Richard no lo lograba entender. Así paso una semana de completo aislamiento para Richard mientras intentaba entender, mientras esto ocurría las apariciones del famoso hombre polilla se hicieron nulas. Ni de lo poco que dormía Richard alcanzo para una breve aparición como si este mal le hubiese abandonado, pero Richard sabia que no era así, aun faltaba mucho por descubrir. De repente le llego una brillante idea, recordó que cada evento aterrador estaba relacionado de alguna forma con mariposas o polillas, el polvo, los sueños… todo calzaba, así que pensó: Si logro atraer a la polilla de mi foto tal vez podre tener una visita de este ser. Entonces decidió arreglar todo, abrió las ventanas de su alcoba, coloco comida y jugos dulces en su mesa de noche, cualquier cosa que atrajera insectos incluso dejo la luz encendida ya que a las polillas les gusta el resplandor de ella. Se coloco en su cama y espero toda la noche hasta que cayó desmayado del sueño. Paso como has las 03:00 A.M hasta que Richard se despertó incomodo y con dolores, una vez mas su cama y su cuerpo estaba lleno de polvo. Pensó para si mismo que todo era un sueño, que ya era el momento para enfrentar a esta bestia además de estar seguro de que fuese un sueño lo confirmo dándose cuenta que su cuarto estaba oscuro justo cuando antes de dormir dejo la luz encendida, ya no cabía duda alguna. Richard se sacudió el polvo y ni siquiera se molesto en ponerse ningún tipo de calzado, el no pretendía huir…

Salió de su alcoba y toda la casa estaba a oscuras, no había ni olor a vomito ni tampoco ancianas desmayadas en el suelo, camino hacia la sala y vio a su abuela roncando en su mecedora y la televisión encendida iluminándola a ella. La puerta de su casa se abrió repentinamente como si se tratase del viento o tal vez algo mas, en todo caso Richard solo camino hacia afuera de su casa. La calle estaba sola y a lo lejos se veían luces que daban zigzags, como niños jugando con varitas de chispas en año nuevo. Richard entendió que algo quería que fuese allá, siguió a las luces y estas cada vez mas se adentraban a un bosque cercano a la autopista de enfrente a su barrio. No paso mucho para que Richard comenzara a cansarse y el olor a pinos silvestres le atacara, su pies estaban sucios y su frente húmeda de sudor. Decidió parar un momento pero las luces no se detenían y seguían andando lo cual detuvo el intento de descanso de Richard. Llego un momento en el que Richard ya no aguantaba mas y se tuvo que tirar a la tierra porque sus frágiles pies ya palpitaban de dolor mientras que las luces seguían y se perdían entre los arboles. Ahora la preocupación de Richard era como volver a casa ya que la oscuridad no le permitía ver, su corazón se aceleró y el sudor caía como lluvia torrencial por su cuerpo. Justo en el momento menos adecuado Comienza a oírse sonidos de insectos por doquier, algo andaba mal y Richard lo sabia. El avanzaba hacia donde sus ojos alcanzaban pero los sonidos se hacían más fuertes, a donde iba el sonido le seguía con mayor decibel. Cuando comienza a desesperarse Richard los sonidos cambiaron de insectos chillando a pasos que quebraban las ramas del suelo del bosque, pasos cercanos e incesantes. Richard comenzó a correr con sus ultimas fuerzas esta vez sin importarle su dirección, izquierda, derecha; cualquier dirección bastaba para el. A cada segundo se chocaba con algún árbol lo cual hacia que cambiara de dirección enseguida, los paso eran cada vez mas rápido y chocantes; Richard sentía tambores en sus oídos que lo aterraban aun mas y mas. Mientras corría se tropieza con una rama que sobresalía de un árbol haciendo que su pie se cortada, cuando Richard cae adolorido sus ojos logran captar a unos metros a este alguien que le seguía. Era el…O eso…En todo caso era todo lo que Richard esperaba ver. Se sorprendió cuando sintió el dolor de su herida y la sangre que le brotaba, suponiéndose que era un sueño Richard no entendía esto, todo se sentía tan real; el miedo; el dolor, todo era real. Richard tembló de miedo en intento gatear hacia la seguridad de algún árbol, poder esconderse. En ese momento Richards recordó el propósito de este viaje, recordó aquel mensaje que tanto le quito el sueño.

A la polilla no le gusta que la miren….

Richard se armó de valor, se coloco en pie y con mucho dolor daba pasos y pasos lentos hacia aquel ser aterrador que también se acercaba a él. Cada metro recorrido para Richard era doloroso pero seguía, cada vez podía distinguir mejor a este ser. De repente los ojos rojos y escarlatas de la criatura se posaron sobre Richard, el sentía como iluminaban sobre el como faroles en la oscuridad. Cuando Richard vio con terror aquellos ojos sintió un fuerte dolor que le recorría las entrañas. Un dolor parecido a una apuñalada en el vientre, pero aun Richards seguía caminado, lento pero seguía. Richard noto que aquella bestia se enfurecía y sus ojos se hacían cada vez más grandes y rojos. Mientras Richard avanzaba por su mente comenzaron a correr imágenes grotescas. Primero vio como un soldado con uniforme alemán del tercer Reich decapitaba brutalmente a una niña que gritaba con voz entrecortada, casi se podía escuchar como la sangre ahogaba sus débiles sonidos. Richards detuvo por unos segundos asqueado y produciendo arcadas, el olor a pino se hacia mas fuerte aun casi parecido a la muerte. Luego vio a un hombre que llegaba ebrio a una casa y se quitaba el cinturón. Abre la puerta de un cuarto de una patada y una mujer se despierta escandalizada, el hombre toma el cinturón con una mano y de la otra sostenía una botella de Jack daniel’s. La mujer gritaba de horror pero el hombre disfrutaba de su dolor, de repente la mujer le grita- No cariñó por favor! y el hombre responde- hoy sabrás como debe una mujer complacer a su hombre. El hombre la azoto y luego le arranco la ropa con sus asquerosas manos tocándola con gran excitación, ella intentaba gritar pero ese hombre que parecía ser su marido le metía su puño el la boca mientras la poseía. Richard sintió un horrible asco y mas aun cuando vio en su cabeza que mientras ocurrían estas horribles cosas detrás del puerta había un pequeño niño que veía con horror lo que le hacían a su madre, ese niño comenzó a rezar pero su padre lo escucho y dijo- Pequeño bastardo! te burlas de mi?. Él se puso enfrente de el con los pantalones abajo y lo miro con lujuria.- Crees que soy malo?… No puedo hacerle el amor a mi mujer, ah? El niño comenzó a sollozar y dijo-

Por favor déjala….

- Me estas dando ordenes!! Crees que eres mejor que yo? El horrible hombre agarro al niño por su cabellera rubia y le arranco su pijama de un rasguñó

Ahora sabrás quien es el hombre!

Los ojos de Richard se llenaron de lágrimas y su cuerpo sucumbió hacia el suelo, vomito hasta más no poder pero nada podía romper su voluntad, él se puso en pie tambaleante y siguió mirando a aquella horrible criatura. Mientras lo hacia Richard noto que ella se deshacía cada vez mas, su plumas que parecían hechas de polvo comenzaba a desintegrarse con el viento, sus penetrantes ojos perdieron brillo y por alguna razón dejo de verse tan grande y alta. Richard se quedo clavado en su lugar y aquella bestia comenzaba a desarmarse con cada paso que daba, pero luego de acercarse mas Richard ya no veía una bestia alada y empolvada, veía a un hombre calvo y desnudo, de piel blanca y pálida pero un físico de atleta. Richard se quedo pasmado mientras veía que las sombras se desenvolvían de aquel hombre, a tan solo dos metros de donde este Richard aquel hombre se detuvo, los ojos de Richard se ahogaron en lágrimas, su boca se abrió y dijo en voz baja y quebrada…

- PAPÁ?

El hombre miro a Richard con una brillante sonrisa, aquel hombre no parecía real, brillaba en la noche como una linterna. Tenia que ser un sueño pensó Richard.

- Hijo mio…

Richard cayó sobre sus brazos llorando y sollozando. No podía creerlo, su padre que dejo al pobre Richard con tan solo 7 años solo con su esquizofrénica madre esta justo enfrente del desnudo y brillante.

- Padre….por…porque?

La imagen del padre de Richard puso su mano sobre su mejilla.

- Solo el amor puede atarnos a este mundo… Ahora podremos descansar en paz.

Una fuerte luz cegadora resplandeció desde el cielo iluminando toda la oscuridad, aquella luz era tan fuerte que Richard sentía como su cuerpo ardía. Pero él no estaba preocupado… Ya nada pasaba por su mente.

Horas más tardes, cuando el sol ya había salido la policía se encontraba en la casa de Richard. La abuela muy preocupada por el llamo a la policía reportándolo como desaparecido, cuando la policía llego le preguntaron a ella cuando fue la ultima vez que la vio. Ella dijo que a la media noche escucho a alguien abriendo la puerta de la sala, cuando ella despertó se levanto de su silla y miro a la calle pero no había nadie luego reviso la habitación de Richard y ahí tampoco había nadie. Mientras la policía registraba y entrevistaban a Ema unos vecinos se acercaron diciendo que vieron a Richard caminado descalzo hacia la autopista, incluso unos de los vecinos había salido para pasear al perro y vio a Richard, este le saludo pero Richard no respondió, el vecino dijo que el parecía como sonámbulo.

Luego la policía mando un grupo de investigadores para dar con el paradero de Richard, si Richard era sonámbulo cabía la posibilidad de que este allá entrado al bosque y se hubiera perdido, pensaron los investigadores. Se adentraron a su búsqueda y tras varias horas lograron ver un pequeño camino con ojos ensangrentadas en el suelo luego de seguirlas no encontraron si no polvo y huesos humanos sobre una ropa igual a la descrita por los vecinos que decían haber visto a Richard, la preocupación de los investigadores cobro vida. Luego de enviar aquellos huesos para ser analizados por medicina forense no quedo ninguna duda, Eran los huesos de Richard Hopkins de 22 años de edad. Dos días después la noticia llego a Ema, ella quedo en un completo shock cuando la policía le dijo que la causa de su muerte está sin aclarar, al parecer los forenses llegaron a deducir que el cuerpo del joven había sido combustionado pero la pregunta era, que podría haberle hecho combustionar? Ya que no se encontró ninguna fuente de combustión o fuego cerca de su cuerpo. Para el horror de la policía este caso quedo como uno más de los pocos casos de combustión espontanea humana en estados unidos. La noticia no paso desapercibida por la prensa lo cual creo un ”boom mediático” sobre este caso. Tanto que su amada novia Tabitha se entero de horribles maneras de la muerte de su novio, vio por la televisión aquella misteriosa noticia. Ella no se lo pude creer así que llamo a Ema para asegurarse si esto era real, pero para su mala suerte cada palabra en el noticiero era real. Ema y Tabitha lloraron juntas por el teléfono, lloraron como nunca lo habían hecho.

Una semana después se organizo el funeral de Richard. Todos asistieron incluso sus vecinos y allegados de su abuela, fue un día muy triste para todo el mundo, sobretodo para Tabitha que se encontraba lejos de la ceremonia debajo de un árbol llorando y fumando. Una vez más otro Hopkins muere de una manera trágica y sobrenatural.

Ese mismo día después del funeral era de noche y Tabitha se encontraba en su bañó desnuda y llorando en el piso de su tina, lamentando con gran dolor la perdida de su tan amado hombre. Richard que tan joven se fue y dejando tantas cosas inconclusas, Tabitha aun no podía creer que todo esto estaba ocurriendo. Mientras el agua corría bajo sus pies y el vapor del agua caliente de la tina brotaba una extraña forma se proyecta frente al bombillo que colgaba encima de la tina de Tabitha, ella salió de la tina y miro al bombillo. Ella sonrió a pesar de su tristeza, de alguna forma aquella cosa que vio pasada sobre su bombillo le produjo gracia pero luego su sonrisa cambio a una expresión de horror… Algo ya no le parecía tan gracioso.