FANDOM


Estoy aún encerrada en un cuarto acolchado, en el Psiquiátrico de Zamundio, les he pedido papel y lápiz para anotar esto: 

Debo salir de aquí, hermana haz algo por sacarme!! Creía que en este lugar estaría protegida pero ayer lo vi, él me trajo la comida. Me alegró verle al principio, hasta que su rostro se volvió serio y agarrándome las manos me dijo “me encantaría poder salvarte madre, no puedo, se me ha hecho tarde, ya vienen a por ti” “Si aceptas un consejo de tu hijo: no te resistas, saben como hacer sufrir a los humanos” ¿Sabes que le respondí?…le respondí que mi hijo estaba muerto.


Se enfadó, se enfadó mucho y se fue…


No voy a volver a verle lo sé y me estoy derrumbando, me vengo abajo. Estoy muy triste, desde ayer no paro de llorar, pierdo la orientación y empiezo a desquiciarme. Lo comprendes hermana, estas drogas no me facilitan la vida ¡joder!, aquí cada día que pasa estoy expuesta a mayor peligro, ayúdame por favor te lo pido entre lágrimas de desesperación…Estoy demasiado sedada para enfrentarme a ellos, no puedo hacerlo, quiero salir de aquí, ¡maldita sea, tu sabes la verdad!, haz algo… 


Si esta carta no llega a tus manos o no veo respuestas tuyas…me quitaré la vida, no concibo dejar que lleguen a mí esos seres,…no se como lo haré pero estoy dispuesta a ello.


Respuesta al día siguiente:


Querida hermana ya he abierto los ojos, no sabes cuanto siento todo lo que ha pasado. Estoy buscando ayuda para sacarte de ahí, he encontrado un buen abogado, se que no confías en ellos pero debo intentarlo antes de arriesgarme con otras maneras, tu sabes de lo que hablo… Dame dos días y si veo que no resulta tomaré otra iniciativa. Hay alguien que nos apoya, no vas ha creerlo… Perdona que no me entretenga más, el tiempo es oro mi vida.


Nota: Mantén la mente fría. Un beso. 



Carta nueva, tres días más tarde:


Palabras, palabras, más que palabras ya han pasado tres días donde te metes?? Estoy muy fatigada y débil, no duraré mucho. He conseguido un tenedor de plástico, je je, no creo que me sirva ni para cortarme las venas. Joder estoy tan frustrada. No te hagas de rogar y sácame de aquí de una vez. Por cierto no se lo que les has dicho pero me han trasladado al otra ala del centro, allí hay menor seguridad y puedo pedir lo que quiera, aunque mi mente sigue confusa, tampoco me siento mejor con tantas comodidades.


Respuesta ese mismo día:

Están leyendo la correspondencia, no temas estoy cerca. 


Le di la carta a un trabajador del centro, es muy simpático. Por cierto tenías razón el abogado era un inútil. Te envió la receta de té tailandés que me pediste (los ingredientes los dejé en la cocina del centro, la cocinera es una mujer muy sociable) tómalo esta noche, espera y verás que bien te sienta. 


Un beso cariño que duermas bien, y no pierdas la calma.


Carta sin remite para la antigua casa de Susana Jonson, que actualmente reside en el Psiquiátrico de Zamundio:


Adorable Fabián, logré sacar a tu madre, contrarresté el efecto de los somníferos y la droga para que escapase de noche. La esperé como planeamos en el coche con el motor encendido, pero inexplicablemente se adelantaron. Vinieron demasiados, intenté ayudarla mientras me gritaba que huyera. No supe enfrentarme a vuestros poderes, dudo que siga viva y si es así lo dejo en tus manos. Puedes contar con migo, te seguiré escribiendo cuanto pueda ahora debo salir del país, iré lo más lejos que alcance. Os esperaré.


Ah! Se me olvidaba, le dije cuanto me habías ayudado y que te habías alejado de ellos. Se le cambió la mirada y mostró una ligera sonrisa, espero que puedas llegar asta el fondo de esto. Te quiere tu tía Orian. Muchos besos.