Wiki Creepypasta
Advertisement

La música expresa nuestras emociones y sentimientos. Es por eso que hay músicos de todo tipo, desde poetas contemporáneos, hasta los desprolijos del hardcore punk. Es así cuando nos encontramos con un músico peculiar con una triste vida, como Osvaldo.

Vengo investigando a Osvaldo desde ya años con la ayuda de mis compañeros de la estación de policía y nunca descubrimos su paradero, pero creo que esta vez ya lo encontramos en fin, para que entiendan mejor les daré mi informe.

Su cruel vida no la diré ahora ya que todo lo que sufrió es mucho, o tal vez sí, ya que su historia es muy importante para el informe, en fin. Osvaldo era un niño que perdió desde temprano un familiar: su padre, él había sufrido mucho por esto, su padre era lo único que le daba alegrías a su edad y por otro lado, una madre alcohólica que no se preocupaba en lo más mínimo en su hijo, ella, con tan solo 16 años había dado a luz. Su mayor trauma fue su padrastro quien abusaba y maltrataba físicamente de él, hasta que Osvaldo se largó de la casa.

El chico pensaba que había que tratar a los niños como lo hacía su padrastro, por lo tanto salía con su coche cada día a buscar niños con su sobrino Alan, como si fuera un predador.

Osvaldo maltratando niños.

Osvaldo se inspiraba en su miserable vida en sus letras, en música estilo grunge y las grababa ya que él quería ser un conocido músico pero su triste pasado lo atormentaba. Es más, él formó parte de una banda callejera con chicos de su edad. Hasta que el líder y los otros miembros se sintieron perturbados por su presencia, ya que como sospecharán, Osvaldo no era para nada agradable. Luego de que Osvaldo les entregara una canción no muy encantadora, le dijeron que se fuera, pero Osvaldo hizo lo más obvio, tomó un hacha y con una rabia inimaginable, descuartizó y sodomizó a los muchachos en ese frió callejón que se ubicaba en la zona sur de su ciudad.

2 horas más tarde de lo sucedido fui a donde ocurrieron los hechos (la hora la descubrí ya que una vecina llamó a la estación cuando se escuchaban gritos). Lo único que encontramos era ropa de 6 chicos y sangre, los cuerpos no estaban.

Puerta del sótano.

Aproximadamente después de un año de la masacre nos informaron que una mujer había dicho que en la casa del vecino había gritos y sospechaba que algo malo sucedía, la mujer dijo que la casa era de Osvaldo y vivía con su mujer y su hija, por lo tanto mis compañeros me llamaron para que los acompañe. Cuando llegamos encontramos grabaciones y canciones escritas, lo más inquietante no solo que hablaba de asesinatos y demás, sino que hablaba de otra cosa que categorizaba como “ÉL”, en fin había un fragmento de una canción decía así: “Él vive aquí, dentro de mí, no para no para ¡ya basta!”, mi primera pregunta fue a qué cosa se refería, una entidad u otra personalidad  y qué significaba “no para no para ¡ya basta!” aunque luego de entrar a su sótano la respuesta era obvia.

Montones de cuerpos y ahí se encontraban los cuerpos de los chicos, de su mujer y su hija, y muchas personas más que las pudimos reconocer por suerte y resolver enigmas de desaparecidos. Pobres chicos y pobre gente la que cayó en manos de este maníaco y pervertido, aunque con su pasado él no tuvo la culpa de terminar así...

Informe creado por el detective Richmond...


Creado por: Criatura de las tinieblas

Advertisement