FANDOM


Hoy vi la habitación de mi hermana mayor Roxie. No tenía a ninguna persona acostada en cama. Todo estaba manchado de sangre... pero cerré la puerta con una mirada deprimida. ¿Te cuento lo que pasó? Bien.

Roxie era una niña felizmente acompañada de sus amigos de su salón de clases. Un día se levantó temprano. Se vistió, preparó su desayuno, le dio un beso y un abrazo, también a su familia y se fue al colegio. Ella vio cómo los estudiantes de otros aulas se burlaban de ella, menos los de su salón. Cuando llegó la hora de ir a casa, la buscaron y ella rápidamente ignorando la bienvenida de sus padres, subió las escaleras y fue al baño. Ella fue al baño a cortarse un dedo de la mano izquierda y lo guardó en una cajita de color blanco.

Al día siguiente se levantó e hizo lo que tenía que hacer diariamente los días cuando hay clases. Todo lo hecho el día anterior pasó ese mismo día. Mientras ella escondía la mano durante la hora de comer, sus amigos sospecharon que algo tenía en la mano. Ellos le preguntaron a Roxie qué era lo que tenía en la mano. Ella se quedó mirando a otro lado por un momento y les dijo:

─¿Para qué quieren saber eso?

Uno de sus amigos le respondió:

─Es porque siempre escondes la mano izquierda.

Ella dijo que les iba a enseñar lo que tenía pero que lo mantuvieran en secreto. Les enseñó la mano y el dedo cortado dentro de la cajita.

Al día siguiente, fue a la escuela y no había casi nadie. Solo su mejor amiga y seis alumnos más. Roxie invitó a su amiga Camila a jugar videojuegos en su casa. En la noche Camila correspondió a venir y a la hora cuando tenía que ir. Roxie le dio una cordial bienvenida alegremente y empezaron a jugar. Camila notó un pequeño error en su mano izquierda y la marca de algún objeto en el bolsillo de su pantalón. Camila le preguntó qué tenía en la mano. Roxie dijo:

─Hey, amiga. Creo que te lo he dicho antes.

Camila se quedó pensando por un momento y siguió jugando. Cuando las dos se aburrieron, quisieron ir al sótano de la casa de Roxie a ver cuáles eran sus juguetes de su infancia. Vio muñecas, peluches, etc.

Roxie subió las escaleras cerrando de golpe con llave la puerta del sótano, donde estaba dentro de él su mejor amiga Camila. Sacó las armas de su padre Rhonald, abrió la llave, la puerta y cerró la puerta del sótano. Roxie hizo una risa psicópata, y le dio un disparo en la frente de Camila.

Ella puso el cadáver dentro de una bolsa de basura y fue a jugar de nuevo. Sus padres olieron el terrible olor de la basura, olía a sangre podrida. Cuando olieron el ambiente, fueron a ver las bolsas de basura fuera de su casa y se encontró con la gran sorpresa. Estaba el cuerpo de una niña, el cuerpo estaba en putrefacción. Llamaron a el Oficial James Turnerladd.

El policía estaba investigando el caso. De repente llegó un auto de un color Turquesa intenso. Dos adultos salieron del auto y vieron desde lejos, desde la ventana, que su hija no estaba allí dentro. Revisaron dentro de la casa de Roxie y le preguntaron a la niña si su hija estaba. Roxie sonriendo les dijo:

─No, no la he visto, ella nunca vino ─y siguió jugando.

Le preguntaron a los padres de Roxie aunque ellos no tuvieron nada que ver sobre el caso de su hija. Cuando vieron la basura, vieron el cuerpo de su hija. Decidieron culpar a sus padres y los llevaron a prisión.

A Roxie se le quitó el pensamiento de cometer asesinatos y olió la sangre podrida. Creyó que había matado a sus padres ya que no estaban. Y a Camila igual. Ella al creer eso le salió una lágrima. Ella se puso a llorar desconsoladamente y al querer susurrar lo que había pasado se le hizo un nudo en la garganta. Estaba tan nerviosa que no podía moverse. Por su castigo, quiso ir a su habitación y se extirpó los ojos con dos cuchillos y se enterró otro atravesando su espalda y su pecho. Se cortó la garganta y le salió sangre. Se estaba desangrando lentamente en el suelo, mientras su sangre se derramaba por el suelo... y dejó todo. Antes de morir dijo:

─Adiós, no sé si podré jurar que... Ah...

Ella cuando murió, se encontró en un cofre metida. Tenía la cajita blanca donde estaba su dedo. La abrió y se recordó de lo que había hecho. Tenía la llave del cofre entre sus manos y abrió el cofre. Ella se vio los ojos en un espejo de la basura, y para tapar sus ojos quiso buscar dos parches. Los encontró en la basura y estaban en buen estado. Vio las siluetas de las personas de la ventana. Se puso los parches... y empezó a caminar sola por las calles. Totalmente triste. Sola...