FANDOM


El estaba en su cama, durmiendo tranquilamente bajo sus descoloridas sabanas,  hasta que hice la señal, entonces lentamente empezó a sudar y a moverse, se despertó después de unos minutos, se froto la cara y se fue al baño a lavársela, al terminar vio a mi amigo, que en su máximo esplendor tomo su cráneo y lo golpeo contra el espejo, haciéndolo caer, y al levantarse estaba completamente exaltado, mirando el espejo roto, pero al final se fue a dormir otra vez.

A la mañana siguiente le contó todo a su esposa, con una expresión de miedo y la estupidez habitual del pobre hombre.

- Creo que deberías dejar es estresarte por tu trabajo, leí que eso puede provocar pesadillas.

- Eso no es lo peor, pasa que después de despertar me fui al baño y vi en el espejo un hombre grande con un cráneo alargado y con cuernos en la boca, y luego esa cosa me empujo contra el espejo y escuche el vidrio roto pero cuando me levante no había nada, ni una marca en el cristal ni en mi cara, y el hombre desapareció de repente.

- Si claro, ya no me asustas con tus raras historias de miedo.

- Enserio lo vi.

- Te creo mucho, ahora ve a vestirte antes de que venga el coco a pegarte.

Ante estas palabras se fue a vestirse en su cuarto, y decidí acelerar las cosas, le dije a mi amigo que se ponga del otro lado de la habitación, a lo que el acepto con gusto, y lo que paso luego es muy predecible, el lo ve, se asusta, llama a su esposa y ella lo lleva al psicólogo, lo normal cuando alguien ve hombres con cráneos raros y tu no.

En el psicólogo le trataron de hacer saber que mi amigo era imaginario pero el seguía con la misma idea, alguien lo perseguía, lo que es un insulto a mi pobre amigo que solo hacia lo que yo le ordenaba, como un perro medio retrasado, o un 75% retrasado mejor dicho, la mala suerte de que yo le haya quitado la lengua fue algo malo en el momento en el que trato disculparse, el hombre asustado solo hoyo balbuceos y gritos raros viniendo de un hombre que se acercaba rápidamente, y como era de esperar el psicólogo solo vio un hombre gritando y pataleando a la nada, entonces tomo medidas drásticas y lo encerró en una pequeña jaula blanca con colchones en las paredes, pero el seguía creyendo que era exactamente igual a una prisión.

Pasaron varios días sin que viera a nadie hasta que lo dieran de alta, y una semana después se encontraba siendo perseguido otra vez pero esta vez en la calle, y a diferencia de otras veces ya nadie lo vería vivo como para ponerlo en una jaula blanca.

Mi amigo lo llevo a una celda de verdad con otros 9 individuos como el, que habían visto a mi amigo cara a cara y se asustaron mucho. Y entonces decidí que seria tiempo que que yo me presente, pero para esa ocasión decidí ponerme un traje negro con una camisa del mismo color. y una mascara de carne humana de un tipo que no sobrevivió en la ultima vez que jugué.Cuando pase delante de las jaulas todos me miraron con temor y curiosidad, entonces les explique las reglas del juego:

- Están en un edificio de 3 pisos de alto, y como objetivo tienen que llegar abajo, pero si mi amigo o yo los atrapamos los mataremos.

- El primer piso tiene varias salas y solo una los lleva abajo

- En el segundo piso no hay nada y solo tienen que correr hasta el otro extremo en la oscuridad.

- Y en el ultimo tienen que pasar por un laberinto para salir, el que salga gana.

Seguido de esto todos empezaron a preocuparse, pidiendo auxilio o rezando, entonces abrí las jaulas y les dije " tienen 5 minutos de ventaja , corran ", ni termine la oración todos salieron corriendo como gallinas.

Uno de ellos entro en la quinta sala vio que solo había una ventana abierta, trato de volver por donde vino pero lo atrape justo en el marco de la puerta y lo empuje hasta el borde de la ventana, miro abajo , grito y forcejeo para no ser tirado, pero lo tire al final y unos segundos después vi su cuerpo tirado en el piso, quieto, con varios huesos rotos y sangrando.Mi amigo vio a un viejo entrando en otro cuarto, este era algo parecido a la dama de hierro, pero algo mas grande, el cerro la puerta y vio la sangre salir por la parte de abajo de la puerta, pero mientras lo mataba los otros encontraron la puerta correcta antes de lo esperado.

Tome un martillo y fui al siguiente piso por un atajo, nuestro "héroe" y sus 7 amigos seguían caminando en la oscuridad, tratando de divisar el mínimo rayo de luz, y entonces empece correr lo mas rápido que pude, mis fuertes pisadas hacían eco y alertaban a los individuos, cuando los sentí cerca golpee lo mas fuerte que pude en la cara al primero que encontré, sentí como el martillo se hundía en su rostro, saque el martillo y volví a golpearlo hasta el cansancio, sentía como cada golpe era mas profundo y también las gotas de sangre que llegaban a mi mano, como a veces la carne se pegaba al martillo y hacia un mayor esfuerzo en sacarlo, 18 golpes contados para que deje de moverse, cuando recobre la conciencia ya todos habían huido excepto una mujer asustada, pero este temor era distinto, era peor, sus manos trataban de cubrir su vientre pero no podían, mientras retrocedía lentamente la tome del cuello y deguste sus lagrimas, tenia que hacerlo, era un sentimiento que nunca antes sentí, era maravilloso, pero no estaba satisfecho, así que la solté y empece a golpear su tórax, hasta que calló, solo 2 golpes, pero quería mas, cuando termine había contado 3 costillas rotas y 2 cortes en su pulmón, sus ojos se llenaron de lagrimas nuevas, las deguste, eran mucho mejores que antes, antes solo era temor, ahora era mucho mas, pero solo era un aperitivo, tome la piel de su abdomen y empece a estirar lo mas fuerte que pude, sentía como se desgarraba la piel, y seguí con la grasa y la carne, hasta llegar al onceavo concursante, lo levante mientras empezaba a gritar y llorar, creo que estuvo 6 o 7 meses hay dentro, sentí un extraño deseo, empece a buscar en su cráneo hasta encontrar un pequeño hueco, y empece a hundir mi pulgar en él, nunca lo había hecho, moví mi dedo hasta que los gritos se terminaron, gire a ver a esa mujer, pero solo vi una silueta produciendo gritos, así que prendí una linterna que tenia guardada en un bolsillo, y la vi, la sangre en su vientre y las contusiones en su pecho, sus ojos con un característico brillo, viendo al feto muerto, me agache cerca de ella, le se lo puse encima y empece a pisarlo, sus frágiles huesos no aguantaron mucho y se rompieron pronto, bañando a la chica de sangre y líquidos raros, solo entonces pare.

Luego de un raro murió desangrada y 4 habían logrado escapar, pero mi amigo logro cazar a uno, nuestro valiente, me miro y lo alumbre, estaba atado, con marcas de sangre y de rodillas, pero en sus ojos no vi miedo, me acerqué para ver sus ojos y solo vi odio, nada de miedo, le pregunte la razón de tal sentimiento y solo me escupió, estaba fascinado, no tenia ganas de matar, sentía la curiosidad de un humano otra vez, tome su cuello y lo apreté con fuerza, la sangre no llegaba al cerebro, 2 minutos aguantó forcejeando y tratando de escapar moviendo sus piernas frenéticamente, pero simplemente murió, sin una pizca de miedo.

Al día siguiente fui a pasear, escuche las noticias de un hombre que se suicido saltando de un edificio, un hombre que se disparo en el rostro, una mujer que luego de abortar murió de una infección en su pecho,y un hombre que se colgó en su casa frente a su esposa, lo único en común entre todos fue una fuerte esquizofrenia que los atacaba.