FANDOM


Jugaba Minecraft en mi computadora durante un viernes, mi día favorito, y nada podría arruinarlo, tal vez. Fui al supermercado refunfuñando por el sol, hacía mucho calor y tuve que ir muy lejos caminando. 
Casaabandonada

Estuve como media hora comprando. No soy muy inteligente y me cuesta acordarme de lo que me mandan a comprar. Cuando volvía, pasé por delante de una casa, una casa muy fea, descolorida y desagradable. Encima de la casa había una silueta muy extraña, que se reía. No sé de qué exactamente, sólo se reía con una risa ronca. Pensé que era una ilusión y volví a casa con las compras. Me senté y seguí jugando Minecraft, pero sentí una voz, como la de una mujer cantando. Era muy tarde, así que decidí acostarme.

No pude dormir, recordé la risa y la voz de la mujer que cantaba. Escuché ruidos provenientes de la cocina, como vasos moviéndose. Me levanté con una linterna y un cuchillo, sólo vi una sombra idéntica a mí. La espanté y corrió hacia afuera traspasando la pared.

Desde ese día duermo con un cuchillo bajo la cama. Pero los ruidos siguieron por varios años. Cada noche de cada día de la semana, siempre escuchaba ruidos, veía sombras, escuchaba respiraciones detrás de mí.

Tomaba mi cuchillo y lo afilaba cada mañana. Mis amigos venían a mi casa y se iban porque no les prestaba atención. Mi cuchillo estaba demasiado afilado. Por las noches, cada sombra que veía, trataba de apuñalarla, pero desaparecía y aparecía en otro lugar, y así podían pasar cuatro horas aproximadamente.

Realmente parecía el juego clásico del topo y la pala. Mis vecinos comentaban a otros que veían sombras proyectadas desde mi casa, supuestamente mías, tratando de apuñalar a la nada.

Una noche desperté por una fuerte luz que entraba a toda mi casa, me cegó por unos segundos, era la policía. Salí de mi cuarto y pregunté qué hacían en mi casa a esas horas. Sin responder, me metieron en el auto y me llevaron a un psiquiatra, donde me encerraron en una celda con un chaleco de fuerza.

Cuando se fueron, tomé mi cuchillo con la boca y corté el chaleco, abrí la puerta con el cuchillo y escapé. Con mucho cuidado fui hasta la salida donde había tres guardias. Pensé esto dos veces, pero no tuve alternativa. Les tapé la boca y apuñalé por la espalda a ambos guardias.

No tenía opción, me habían tomado por la fuerza. Escapé con facilidad hasta mi casa, pero sabía que no podría quedarme allí. Tomé mis cosas más importantes y me fui del lugar hasta un bosque. Allí encontré objetos que me podían ayudar a sobrevivir, como madera para las fogatas y hojas para hacer un simple refugio. También había animales para cazar. Aún tenía dinero, así que fui a el súper mercado.

Tomé carne y algunas verduras. Vi en la tele que la policía me buscaba. Dejé todos los víveres que había comprado y salí corriendo.

Escuché en las noticias otra vez que buscaban a un fugitivo del manicomio y que habían localizado mi casa, y aparte de eso alertaban a la gente para que se cuidaran del asesino suelto y se mantuvieran en sus casa hasta nuevo aviso. Ahora no sé qué será de mí. Tendré que matar a todo el que entré al bosque, tenga buenas o malas intenciones. Si daño a alguien, entiéndanme y perdónenme.

Shadow People pic1