Wiki Creepypasta
Advertisement

¿Otoño…? Época del año en donde las hojas cambian de color, de verde a naranja, y en algunos casos marrones. Hojas caen por doquier y de todos los tamaños. Hojas caen en mi vida como los recuerdos que se olvidan como un débil frasco de cristal vacío.

Hojas que bailan al viento una dulce sinfonía que susurra y que sopla mi oído, cada vez que lo escucho me arrodillo a llorar de cuán hermosa es la sinfonía. Al suelo quedaron las hojas quedando así una hojarasca, en la cual se acumulan todos los recuerdos caídos y olvidados.

Realmente no me explico cómo podré yo recordar cosas si las he olvidado. ¿Viento...? El invierno se acerca, ya no queda más tiempo para perder porque la primavera se fue y el verano se espumó como por arte de magia.

Otoño solo queda pero pronto se irá como una mariposa a una flor. Porque como todo en la vida que es pasajero se irá pronto. Como las notas en mi violín que vuelan al viento en ese lugar de cual nadie sabe y se escucha a oídos de personas que alguna vez existieron que solo dejaron huella en mi vida y se fueron lejos como pájaros aventurados hacia el horizonte. Como esos pájaros debo desplegar mis alas y volar lejos de la tierra hasta poder llegar a la felicidad.

En este mundo “real” cosas pasan por propósitos, no por accidentes ni tampoco culpas. El cual habita un violín que batalla por escucharse en un mar de instrumentos. Solo murmureos y susurros se escuchan. Al igual que las hojas que caen son como notas que mueren en el vacío de los silencios de un pentagrama musical.

Y al socorro de un violín que muere desangrado por el alma hecha pedazos veo que me habla con ternura en sus cuerdas, hace recitar lamentos tan hermosos que mi alma vuela en plena y absoluta libertad a ese paraíso de la felicidad.

Advertisement