FANDOM


Mi experiencia fue hace un poco más de un año, yo en ese tiempo tenía trece aún y al estar en plenas vacaciones de verano me acostumbre a estar despierta toda la madrugada y dormirme toda la mañana, ese día estaba hablando con mi hermana mayor, que también estaba levantada, y me dijo que iba al baño y después se iba a dormir, por lo que la seguí hasta la puerta del baño y me quede afuera cuando la cerro, cabe decir que mi casa era una de esas muy antiguas, con ya 100 años de antigüedad a sus espaldas, de un solo piso y muy larga, fácilmente abarcando un cuarto de cuadra, al ser muy antigua también tiene ya sus propias historias paranormales que a mis tíos les gusta contar durante las cenas, puesto que prácticamente toda la familia ha vivido allí, y no soy la excepción, ya otras cosas me habían pasado, pero eso es aparte, pues la que voy a contar es la que más escalofríos me ha causado.

En fin, cuando mi hermana entró al baño yo me quede recargada en la puerta, cuando escuche algo raro, ese día mi madre había bajado un cuadro muy grande de una de las paredes de la sala y lo había colocado frente al la mesa del comedor, a solo unos metros frente a donde yo estaba, lo que me llamo la atención y me asusto fue que desde el otro lado del cuadro, que me tapaba toda la vista, exceptuando un pequeño espacio que dejaba al pasillo, se comenzó a escuchar una especie de sonido, que solo podía provenir de una garganta, era como si alguna cosa del otro lado del cuadro se estuviera ahogando y se retorciera por aire, sonaba como algo más grande que un perro, y por alguna razón, desde el inicio supe que no podía ser mi mascota, sonaba muy humano, o hecho por algo menos humano, me despegue de la pared e intente acercarme, pero cuando estaba a punto de asomarme para ver comenzó a sonar a mayor volumen, lo cual me asusto y me hizo retroceder hasta mi posición inicial, no sabía que era, pero solo sabía que había algo y estaba vivo, por lo que me quede quieta, puesto que me aterraba la idea de que lo que sea que fuera tuviera la idea de salir de detrás del cuadro.

Por alguna razón, en ese momento recordé que solo unas horas antes estaba viendo en Animal Planet un programa sobre fantasma en casas, en el cual, un sacerdote que fue a la casa decía unas palabras en latín que según eran para ahuyentar demonios, y como última opción decidí intentarlo y comencé a susurrar “vade nunc”, que según el hombre significaba “vete” el ruido siguió, por lo que comencé a repetirlo en un volumen más alto, y solo entonces el sonido se detuvo por completo, me quede quieta, esperando como por un minuto más, hasta que la puerta del baño se abrió y salió mi hermana, le pregunte si no había escuchado nada y me contesto confundida que no, con ella allí tome el valor para asomarme tras el cuadro y descubrí que no había absolutamente nada, mi perro estaba hasta la sala y el resto de mi familia dormida, no pude dormir el resto de la noche. Estoy segura que fue real, pero aún no sé que fue exactamente, y no sé si quiero saberlo.