FANDOM


Creo que ustedes no me conocen, soy nuevo aquí y no estoy acostumbrado a las cosas que algunas personas hacen dentro de este lugar. En fin, me presento: soy Leonardo Enrique Leandro, al parecer ese era mi antiguo nombre real, sin embargo, ahora me llamo "El mago". Seguro te preguntarás por qué me llamo así ahora. Si quieres saberlo, tendremos que ir varios años atrás, en conclusión haremos un viaje en el tiempo de la historia:

Leonardo Enrique Leandro, un simple niño de 13 años que vivía en una familia rica y adinerada pero disfuncional. Este niño era muy sabio, por lo que le costaba hacer amigos, ya que era muy introvertido y poco sociable. En la escuela tenía muy buenas calificaciones, a diferencia de otros estudiantes de la escuela. No era el abusón, tampoco el que no puede defenderse, sino que era un estudiante común y corriente.

Él no era golpeado por ningún joven de ahí. En la hora del recreo hacía diferentes tipos de magia, o algo parecido, por ejemplo: podía tirar una carta al aire a larga distancia, cogerla con su mano, luego aplastarla y hacerla desaparecer. Impresionante, ¿no lo crees? Pero eso no era todo lo que hacía, ya que un día sacó una moneda de $1 de la oreja de un chico para luego irse sin decir nada.

Era admirado por casi todo la escuela, a él no le interesaba la fama de hacer cosas inexplicables que nadie puede hacer.

Luego de unas semanas estaban ya casi por finalizar el año escolar en la secundaria. Fue ahí donde apareció un adolescente de 17 años llamado Erick, también era conocido dentro de la escuela, pero Leonardo no sabía quién era él. Erick se enteró de que Leonardo sabía hacer varios tipos de magia, incluso desaparecer cosas. Fue ahí cuando le dijo:

-Oye, tú, dicen que eres el más sorprendente de esta escuela. Sabes que soy el mas fuerte y rápido de todos. ¿Puedes desaparecer esta moneda que tengo en la mano?

-Está bien- Contestó Leonardo.

Hizo el truco en el que la moneda sobas dentro de tu mano y la desapareces cuando muestras tus manos vacías.

-Bien, y ahora hazla que aparezca que la necesito- Exigió Erick.

-No puedo, sólo desparezco cosas, no las vuelvo aparecer- Contestó.

-¿Acaso dijiste que ya no existe mi moneda?

-Mágicamente, sí.

Esa respuesta hizo enojar mucho a Erick, por lo que enojado le gritó:

-¡Farsante!

En ese instante golpeó a Leonardo, pero éste no hace nada al respecto porque la moneda está ahora en su bolsillo nuevamente, sólo que él no lo sabe. De repente todos los estudiantes ven la pelea que se inicia.

-No lo hagas, pues la moneda decide quién muere, y si no sabes de lo que hablo busca en tu bolsillo.

-¡Cállate farsante!- Le gritó nuevamente.

Le volvió a golpear en el rostro aun mas fuerte, y siguió así hasta que lo dejó malherido. Luego de la golpiza, Leonardo recitó unas raras palabras frente a los demás para luego morir.

2 años después, dentro de la escuela los estudiantes empezaron a escuchar pasos como si se tratase de alguien que los observa. Luego el miedo aumentó más en los jóvenes, puesto que inexplicablemente los nuevos estudiantes empezaron a desparecer y en algunos salones de clase se encontraban demasiadas manchas de sangre como si se tratase de un asesinato de un estudiante loco. Las chicas escuchaban cuando se iban a sus casas que alguien las estaba persiguiendo.

Por las noches, dentro de la escuela, se desaparecieron varias cosas. Erick, el único estudiante viejo de la escuela, se empezó a sentir mal, como dolor de cabeza, fiebre alta y varias veces presenció el alma de alguien conocido, y que le molestaba por las tardes de la escuela, notaba varias veces que las cosas se desaparecían sin razón alguna. Hasta que un día lo encontraron muerto y tirado dentro de su salón de clase con machas con su propia sangre, los profesores se empezaron a preocupar por sus alumnos, mucho más de lo que ya estaban.

Creepy black and white monsters storm fantasy art smiling grin demon hoody 1680x1050 wallpaper www.miscellaneoushi.com 78
Un día, una estudiante de aquel salón observó a lo lejos del patio que había la silueta de un joven que vestía un chaleco negro con puntos blancos y un sombrero también oscuro con una raya blanca que decía "magia" y tenía cuatro barajas de naipes con sangre en cada mano, pero no de cualquiera sino que era alguien que la observaba y le dijo:

-No le comentes a nadie de ese espectáculo que viste de él, tuvo la culpa de su muerte, yo solo quería mostrarle mis trucos...