FANDOM


La soledad que envolvía a Maglee me condujo a preocuparme por ella. Yo, Leah Peters, su hermana mayor, no tengo el valor suficiente como para dar la cara con este problema. El hecho de que ella me mire con esos desafiantes y vacíos ojos, demostrando desinterés, no ayuda.

Pero yo creo que hoy es el día de enfrentarlo.

Bajé a la planta baja y observé a mi hermana en la mesada del comedor, dibujando mientras escuchaba música, seguramente rock.

Es rara, y puedo decir que me avergüenza tener alguien así en mi familia. Yo, a mis años, como la edad que tiene ella ahora, no era así. Sin amigos, solitaria, y callada. Menos, de lo desordenada. Es tan desordenada que cuando vienen mis amigas, deja todo tirado, y no le importa nada que lo vean.

Cuando yo era tan pequeña como ella, me interesaba la moda y estar en forma. Sin embargo, ella está más flaca que un palo y suele llevar un pantalón negro con su Tapado negro y una bufanda a rayas Rojas y negras. No sé que la ha llevado a dar ese cambio tan drástico. De niña, era feliz, no la podías ver sin su esplendorosa sonrisa. Ahora, está más pálida que la misma nieve y trae unas gigantes notorias ojeras debajo de sus ojos.

Tan metida en mis pensamientos estaba, que no me di cuenta de que ya no había ni rastro de mi hermana. Se había ido a su cuarto.

El sonido de el auto entrando al garaje se escuchó. Mis padres habían llegado a casa, y no veía mejor momento que contarles ahora.

**

Mi hermana Leah, solo dos años mayor se quejó con mis padres de mi. Que soy muy solitaria, que no tengo amigos. ¿En qué momento le comenzó a interesar mi vida? Ella es la favorita de papá y mamá, es feliz así, ¿Por qué no me deja estar sola?

Lo peor, es que me habían obligado a ir al psicólogo. Igualmente nada me interesa, sólo me quedaré callada en las sesiones.

Hace mucho tiempo que me he dado cuenta de que nada me interesa y que realmente no tengo sentimientos hacia nadie. Por eso es que me distancié, y la verdad que no me arrepiento de nada. Capaz que la gente piense que soy rara, pero realmente me da igual.

Me coloqué mi bufanda y entré al auto sin discusión alguna. Sólo me quedé callada todo el viaje, y al llegar, fui la primera en ser llamada para tomar sesión. Fui hacia la sala "2" y me senté en la silla en frente de el psicólogo, ignorando cualquier pregunta que se le ocurriera. Así pasó la hora hasta irme. Salí con una falsa sonrisa logrando convencer a mis padres de que había mejorado.

**

Creo que Maglee ha mejorado, ¡Esa es la primer sonrisa que vi a su edad! Espero que su próximo cambio sea desteñirse sus puntas rojas, o mejor aún, Cortar ese mechón de su negro cabello tapándole la cara.

Fuimos a casa felices de haber visto esa sonrisa y cenamos todos juntos, hablando. Claro que descuento a Maglee de esto ya que no habló en toda la cena. Solo contestó a un par de preguntas con "Si" o "No".

Se fue a su cuarto en silencio y no la volví a ver más.

3:45 am.

Leah se despertó, al sentirse observada en su cuarto. Pensó que solo era una tontería y volvió a cerrar sus mieles ojos. Al no poder dormir, se levantó de su cama y fue a la planta baja.

Oyó un susurro, y se le pusieron los pelos de punta. Sin embargo, no pudo descifrar que había dicho. Pensó que seguramente se estaba volviendo loca.

Fue hacia la heladera, pero tropezó con algo. "El desorden de mi hermana"; Pensó. Al apoyar su mano para levantarse su mano se mojó con algo espeso y viscoso. Se asqueó y terminó de levantarse para correr y prender la luz. Al llegar, contempló una escena espantosa. Sus padres estaban tirados en el suelo, rodeados de un gran charco de sangre. Gritó y lloró, hasta escuchar el susurro nuevamente, nada más, que esa vez, se entendió.

"Ahora estarás con ellos".

Volteó, y vio la sonrisa maligna de su hermana, para luego, morir apuñalada ese horrible día de tormenta.

**

"Muchos me conocerán por ser la loca que mató a su familia. Pero permitanme decirles, señores, que soy Storm. La dueña de tus pesadillas".

Los policía encontró esa oración escrita con ese líquido rojo carmesí, luego de que Maglee, mejor dicho Storm, escapara al bosque.