Advertisement

Jurassic World: Dominion Dominates Fandom Wikis - The Loop

01:25

Oh, querida... ¿Te acuerdas de mí? Hace ya mucho tiempo que no nos vemos… O mejor dicho, que tú no me ves.

Sigo estando aquí, siempre lo estuve; en silencio y procurando no llamar tu atención en lo más mínimo mientras vigilo tu vida. ¿Lo habías notado? Yo sé que sí.

Desaparecí ante tus ojos y por ello decidiste olvidarme, alegando que era sólo producto de tu imaginación; pero lo he pensado preparándome con los años, y he decidido que es hora de que me recuerdes.

Has crecido y tu cuerpo es cada vez más maduro y atractivo a mi vista y a la de muchos, lo cual realza las ganas de poseerlo que siempre tuve.

Sin embargo, no pude hacerlo porque no tenía el poder que tengo ahora…

Yo también he “crecido” a mi manera. Puedo poseer todo a tu alrededor; te observo desde las paredes y cuando duermes me acerco a ti. Ah, ¡querida mía! Te ves hermosa así, tan pacífica y vulnerable.

Soy yo el que acaricia tu rostro y el que lame tus mejillas, haciendo que despiertes sobresaltada para encontrarte con nadie.

Me escondo en las sombras mientras tú te refugias entre tus sábanas y lloras por mi regreso hasta quedarte dulcemente dormida. Susurro en tus oídos situaciones grotescas y horripilantes, causándote pesadillas. Entro a tu boca en un beso, esparciendo mi oscuridad en tu cuerpo y llenando con ella tu corazón y tu mente de miedo, deteriorando así mismo tu salud más cada noche. Hago que sueñes que te ahogas en un mar de sangre y vísceras pertenecientes a tus familiares y amigos, herviente al punto de cocinarte viva…

Pero no vas a morir, no; sólo es un sueño inofensivo, mi vida.

Te despierto varias veces, no dejo que puedas reponer energías; de esta forma no supondrás ningún riesgo.

Me encanta ver tu cara pálida y tus labios rotos de tantas veces que los muerdo, y me enamoran más y más las heridas y marcas que dejo en tu cuerpo delicado y jovial.

¡Ah! ¡Mi niña preciosa! ¡Qué disfrute recorre mi ser mientras presencio cómo tu mente se hunde en un abismo!

Ahora, el terror volverá a ser como antes o mayor.

Seguiré siendo la oscuridad que profana tu mente y te hace imaginar mil monstruos, seguiré siendo el “Coco” que devora tu piel en tu insomnio, e igualmente seguiré siendo la voz que murmura tu muerte en el silencio y que guía tu alma al sufrimiento.

¿Lo estás sintiendo? ¡Témeme otra vez, mi amor!

Déjame beber los gritos de tus labios carnosos mientras juego con tus lágrimas, mientras recorro tu cuerpo con mis eternamente frías manos, mientras profano tu ser virgen con mi grotesco amor.

Déjame llevarte conmigo a mi mundo; déjame tenerte a mi lado hasta el fin de los tiempos. Déjame desquitarme del tiempo en el que me ignoraste, y permíteme ser el único en tu vida. Aliméntame de tu hermoso temor, pobre pequeña que pensó que jugar con lo desconocido tenía un final tranquilo…

¡Ah, te amo tanto!

¡Te amo con locura desde que te escuché gritar aquella vez en la que me atrajiste a este mundo!

Desde ese día soy tu sombra, vida mía; y no te he quitado el ojo de encima nunca, en ningún momento. Espero y me perdones por haberme ocultado esos años, de la misma forma en la que quizá perdone que me olvidases.

Pero mírame, ¡aquí estoy, he vuelto! Y lo sabes…

Al fin puedo hacerte mía, pequeña…

Puedo fundir nuestros cuerpos mientras te induzco al sueño profundo, lleno tu mente de sádicas imágenes que yo he elegido especialmente para ti y sólo para ti.

Me aparto suavemente cuando despiertas aterrada y adolorida.

Veo con una sonrisa cómo gritas al encontrar sangre y parte de mi ser en tu ropa interior, y suelto una profunda risa que bien sé que escuchas mientras corres llorando amargamente al baño.

Recorro las sombras para llegar a tu lado mientras intentas borrar mi huella de tu cuerpo desnudo en un esfuerzo inútil; ya te marqué y eres completamente mía ahora, amor.

Ninguno de los míos te tocará, y mataré al que se atreva de los tuyos…

La esencia de un demonio recorre tu interior y lloras mirando mi sonrisa filosa reflejada en el espejo del tocador mientras te abrazo por la espalda con dulzura, para luego besar suavemente tu fino cuello.

Lamo tus cálidas lágrimas mientras tú permaneces estática; es maravilloso el efecto que tengo ahora sobre tu cuerpo…

Ahora sabes lo que es el terror... ¿Verdad, cariño?

Me tienes a gusto pero quiero oírlo de tus labios, aunque no porque lo hagas serás libre.


Dime, preciosa… ¿Me temes de nuevo?


Creado por Astoria Manson.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.