FANDOM


Una de las historias populares más macabras entre las creadas en el siglo XX es la que hace referencia a un conductor que en el último momento decide no recoger a un viajante. Generalmente el narrador comienza diciendo:

«¿Te conté lo que le ocurrió a mi amigo? Bueno, de hecho fue a su primo...»

Y continúa así:

«Iba conduciendo por una carretera, cuando vio a un hombre joven con el pulgar levantado. Al disminuir la velocidad para recogerlo, quedó consternado al ver que detrás de los arbustos o árboles de la carretera asoman dos o tres compañeros suyos.

Considerando quizá que estaban abusándose de su generosidad, o, tal vez, alarmado ante la posibilidad de que se trate de una banda de ladrones, decidió en el último momento no recogerlos. Los viajantes se encontraban ya bastante cerca del coche, pero pisó el acelerador a fondo alejándose tan rápido como pudo. Los viajantes parecían enojados. Gritaban y chillaban mientras el vehículo se alejaba. Feliz de haber logrado escapar a tiempo, siguió su camino unos kilómetros sin detenerse. Después, al comprobar que el indicador de la gasolina se acercaba al cero, paró en una estación de servicio.

Acto seguido, observó que el operario de la estación de servicio, lívido como la cera, se apartó horrorizado del coche. Cuando bajó para ver qué era lo que pasa, quedó paralizado de horror ante lo que veían sus ojos.

Atrapados en una de las manijas de la puerta habían cuatro dedos humanos».

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.