FANDOM


Hola, hoy les vengo a contar algo que me sucedió hace unos meses.

Estaba yo caminando por la calle, pero me detuve porque vi unas manchas de sangre que se iban directo a lo que sería un callejón. Asustado, fui caminando lentamente hasta que llegue al final del rastro. La sangre terminaba en un tacho de basura que había en el callejón. Retiré la tapa y encontré un ordenador medio roto y con manchas de sangre, pero la mayor parte estaba intacto.

¿Porqué tiene manchas de sangre? pensaba. Supuse que le habían tirado una bolsa con carne encima, puesto que aquel callejón conectaba con la salida trasera de una carnicería que se encontraba al lado

Me lo llevé a casa, lo limpié y lo instalé. Busqué entre todas mis cosas a ver donde tenía una pantalla, hasta que conseguí una y la conecté. Presioné el botón de encendido y me apareció la pantalla de incio de Windows XP. Cuando terminó de iniciar, fui a ver que archivos tenía dentro, pero lo único que encontré fue un bloc de notas que llevaba de nombre "R34D M3" que decía lo siguiente:

"Si alguien me encuentra, recuerde tener este código: 1421"

No sabía aún el funcionamiento de ese código, así que lo anoté en una hoja para recordarlo.

Buscando más a fondo, me metí en la carpeta "Juegos" que tiene por predeterminado Windows. Acá sucedió algo muy raro, ya que entre los juegos como Solitario, Solitario Spider, Pinball, etc, se encontraba un juego que nunca había visto antes que se llamaba "The Platform".

Le di doble click para abrirlo y me saltó un mensaje:

"Me has encontrado... ¿Te acuerdas?:"

A continuación, me apareció una panel en donde tenía que escribir algo, pero ¿qué?.

En ese momento me acordé del código, lo escribí y le di click en "Aceptar".

Automáticamente el juego abrió. Me apareció una pantalla de carga en donde el fondo era azul, la barra de carga era de color rojo y el titulo que mostraba "The Platform" era color negro. Al finalizar la carga, me apareció un menú con un fondo de color negro y solamente un botón blanco que decía "JUG4R". Le di click.

Me envió a lo que sería un juego al estilo 8-Bits. El personaje era un chico que vestía una remera azul con rayas blancas, un pantalón corto, unos zapatos negros y una gorra azul. Pude entender que el objetivo del juego era tomar una cierta cantidad de monedas para poder pasar el nivel. Al principio te pedía 100 monedas, una cantidad muy grande para poder ser el primer nivel. El ambiente era simple, un fondo celeste con nubes y pasto como piso, habían monedas esparcidas en linea recta sin ningún obstáculo, ningún enemigo, sólo tenía que seguir la línea de monedas hasta llegar a la cantidad requerida.

Cuando conseguí las cien monedas, el juego se congeló por un momento y me mandó a otra nivel. Ahora estaba un cuarto y el chico que manejaba era más grande. En la habitación había una silla junto a una PC, y en el monitor de la misma, había un texto que decía "Tus dolores y arrepentimientos están aquí" y abajo de éste, una flecha que señalaba a la PC. Moví a mi personaje hacía la computadora y automáticamente me aparecio el siguiente mensaje:

"Me siento prisionero en esta caja que reproduce imágenes. Cada vez que tocan mis manos, siento dolor. Siento una presión constante en mis dedos, como si me los estuviesen pisando con mucha fuerza. Quiero salir, pero no puedo. Escriben cosas que yo no quiero decir. Me hacen imaginar cosas que no me las imagino, ¿a de ser tú la persona que me está manejando?"

Había pensado que en la computadora del juego había alguien atrapado, pero me di cuenta de que no era así...

Luego de leer eso, me cambió a otra lugar. Volví al primer nivel, pero ahora era diferente, el fondo era negro y el piso blanco, las monedas seguían en linea recta como la primera vez, pero ahora tenía que recoger solo 50 monedas, menos que antes.

Al conseguirlas, me envió de vuelta a la anterior habitación. Ahora el cuarto se veía desordenado, y el chico que era grande de nuevo, se veía con la ropa completamente rota. El texto que apareció la primera vez ya no estaba al igual que la flecha, en cambio, cuando fui directo a la PC a ver que me decia, leí algo que me dejó impresionado:

"Oye Mike, así terminarás tú si no dejas de lastimarme, loco, sólo, encerrado en un cuarto, sin comida ni agua, y como mucha posibilidades de morir, ¿de verdad prefieres eso?. El chico que manejas en este momento era tan solo otro como tú; se llamaba Ezequiel, y me encontró en el callejón donde tu me vistes por primera vez."

Me asusté porque sabía mi nombre; acá fue cuando me di cuenta que, en realidad, hay alguien que de verdad quedó atrapado en la PC que yo recogí ese día. Avancé con miedo, quería ver que pasaba después.

Pasé a el siguiente nivel, ahora el piso ya no estaba, debía recoger 25 monedas y cada vez que presionaba alguna tecla, se escuchaba una ligera vos que decía "déjame".

Al conseguirlas todas, el juego se quedó congelado y luego se cerró. Pensé que había terminado, pero no era así. De repente, me saltó un mensaje de Windows que decía:

Sin título-1

*Error Fatal!*

7U P3N545735 H4B3R73 L1BR4D0 D3 M1?"

Fue ahí cuando el fondo de Windows se tornó negro y los archivos que habían en el escritorio se borraron al igual que la barra de tareas.

Otro mensaje apareció:

"Aprecio tu valentía al seguir jugando, pero no aprecio que me sigas torturando con cada tecla que vas tocando."

"Así que..."

"..."

Entonces me apareció un mensaje que decía "Apagando sistema...", Quise volver a encenderlo, pero ya no prendía.

Asustado, me levanté de la silla, me fui al baño y arrojé un poco de agua a mi rostro, miré al espejo y me veía oscuro, como una sombra. Me tiré más agua a ver si no era porque tenía cansado los ojos y me veía normal de nuevo. Salí del baño y me puse a investigar que le pasó a la PC. En ese momento sentí un golpe seco que me desmayó.

Me desperté tirado en el suelo del callejón en el que encontré el ordenador. En el tacho de basura había un cadáver de un feto, y en la pared una sombra espeluznante. Aterrorizado salí corriendo con todas mis fuerzas de aquel lugar.

Al volver a mi casa, tomé la computadora y me lleve un galón de gasolina conmigo. Fui otra vez al callejón y esta vez la sombra y el feto muerto habían desaparecido. Tiré la PC al tacho de basura, esparcí la gasolina encima de este, encendí un fósforo y lo tiré al tacho. Mientras se quemaba, pude escuchar unos gritos que provenían de la PC.

Me siento aliviado desde entonces, pero no me olvido de esa experiencia que pasé aquel día...