FANDOM


Todo lo que ahora leerán es tan sólo un extracto. Tiene una fuente sumamente dispersa, por ser el caso de diversos profesionales y analíticos dedicados al fenómeno que a continuación les nombraré. Tengo, luego de mucho esfuerzo, una recopilación de este misterio, y para ustedes será esto las puertas a la comprensión de este mito, o realidad. Como deseen creerlo...

"The Time Man", le dicen, mejor conocido como "El Hombre del Tiempo". En algunos casos, "El Hombre Minuto"; es, por darle una clasificación concreta, un fenómeno oscuro y perturbador para aquellos creyentes en él. Pensarán "¿quién es este sujeto?", o quizás creerán que es un viajero del tiempo, o algún tipo de espectro. Habrá entre ustedes, incluso, quienes esperen verle algún día. Pero no, nada de eso. No puedes verlo, nadie puede; no es una persona, no es un espíritu. Es un "algo" sin forma, y se desconoce su origen. Parecerá ser "nada", pero tiene influencia; casi toda esta recae directamente en las masas de niños y adolescentes.

Para empesar, relataré el archivo de un caso aplicado a un niño de siete años, llamado Norbit. Sucesos oscurridos en el año 2003.

Norbit era un niño muy obediente. Gustaba mucho de leer comics y, en general, cuentos o fábulas que siempre tenía a mano. Cursaba entonces segundo grado y se llevaba sumamente bien con los demás niños. Amaba dibujar, y en la clase de arte se lucía con sus dibujos expresivos y coloridos... Pero el 14 de Noviembre, él hizo un dibujo que carecía de real explicación. En este, se mantenía el fondo completamente blanco (aún cuando Norbit acostumbraba colorear todo). Presentaba la silueta de un "hombre", si así se puede decir, con una cabeza redonda, brazos y piernas en forma de palillos; su tronco tenía la forma de un antiguo reloj de arena.

La maestra le preguntó al niño quién era él, o qué había representado en ese dibujo; le había llamado la atención el repentino cambio de su arte alegre. Norbit le respondió lo siguiente:

"Él es The Time Man. No viaja en el tiempo, no lo puedes ver, ni tocar, pero está ahí. Está aquí mismo. Perturba nuestras mentes, con el fin de lograr el objetivo que visualice."

Su maestra no creía lo que decía. Aquel habla tan sofisticada saliendo de la boca de Norbit no era para nada normal. Y esas fueron las últimas líneas del niño. Dejó de hablar, no dijo una palabra más. Sólo se dedicó a dibujar aquella silueta antes descrita a lo largo del pizarrón, en el patio, e incluso por toda su carpeta; llenó por completo su superficie de aquellos dibujos. Estaba por todas partes... Querían saber qué cosa o quién era eso en realidad, pero aún así, Norbit no volvió a hablar del tema.

Los dibujos, a pesar, seguían apareciendo en todos lados, dispersos o pegados en las supeficies. En algunos, además, se leía el nombre escrito a rayones "The Time Man" o "Time Man" en la cabecera de la hoja.


Fue aquel un día en el que los niños jugaban en el patio de colegio, como siempre; Norbit lo miraba seriamente sentado en un banco, como le era ahora costumbre desde el día en el que dibujó aquella cosa. Sin previo aviso, él se acercó desesperado hacia un niño cualquiera que jugaba por ahí. Metió su mano en su boca, y a varios intentos violentos, logró destrozar su lengua y arrancársela.

Mientras el chico se lamentaba en gritos y llantos, Norbit se guardó la lengua en el bosillo, aún cuando todos los maestros y autoridades de la institución le habían visto. Sus padres lloraron y lloraron amargamente, no entendían qué le pasaba a su hijo. Gastaron, por así decir, media vida en sesiones con psicólogos, pero nada dio resultados. Mandaron a Norbit a un internado infantil, en el que pasaría cuatro años en los que los especialistas se encargarían de su estado mental. Sus padres rogaron que para cuando tuviera once años, volviera a casa y estuvieran juntos, como siempre...

Hasta allí llegó la historia de Norbit. Ahora, quisiera detallar más acerca del fenómeno en sí. En la escuela a la que asistía el niño, miles y miles de dibujos de aquel ser aparecían en cada aula. Muchos estudiantes más eran llevados con psicólogos, que no entendía el caso, ni muchos menos su objetivo. En toda la ciudad y sus alrededores, estos dibujos se presentaban en más escuelas y, en algunos casos, fuera de ellas.

Los hechos llegaron, como es de esperarse, a internet. Mucha gente hablaba del fenómeno, sacaba conclusiones; probablemente encuentren archivosrelacionados, imágenes del estereotipo del dibujo que realizaban los infantes. Casos tan brutales como el de Norbit no se repitieron, por suerte, aunque varios dejaban de lado el habla o su correcta forma de expresarse. Se dieron insultos, maltratos e incluso violentas peleas entre chicos de grados menores; y en cuanto a adolescentes, ya sabrán la respuesta...

Todos reaccionaban ante este fenómeno, ete maldito fenómeno... Un especialista en casos y misterios del ámbito paranormal le dio una posible definición al fenómeno llamado "The Time Man". Decía que este era llamado así por su cuerpo únicamente, en forma de reloj, que provocaba que los jóvenes le asociaran con el tiempo a pesar de no tener nada que ver con él. Citó:

"El Hombre del Tiempo es alquien a quien no podemos ver; sin embargo, puede adentrarse y penetrar en mentes débiles, como en las de los infantes o adolescentes, haciéndoles ver la realidad como "en verdad es" e insertando con ellas ilusiones ópticas en sus cabezas. Él tiene un objetivo, pero no soy apto para poder descubrirlo..."


Para culminar este documento, quisiera contarles un segundo caso de otro joven, llamado Jack Hoffman. Edad: 15 años. Era este un apasionado a la ciencia ficción y un amante de las películas de fantasía. Ea, en fin, un chico normal, con una familia normal, y muchos amigos de su lado.

Todo cambió, sin embargo, cuando de un día para otro, Jack dejó de hablar... para siempre. Nadie sabía el porqué; obviamente se gastó en psicólogos pero no fue suficiente. Tarde o temprano, el joven empezó a dibujar a The Time Man por cualquier papel u hoja que encontraba por ahí. Lo dibujó fiel a su descripción, teniendo en cuenta que él vivía en el campo, algo alejado de la ciudad, y no tenía cómo saber del caso. Lastimosamente, fue a parar a un internado también. Y para mayor desgracia, se suicidó mordiéndose la lengua cinco días después de haber sido trasladado. Dejó una nota, cuya única inscripción era "STOP PLEASE".

Me gustaría ahora cerrar esta nota y este caso para ustedes, con mi opinión. El nombre de quien les ha relatado esta historia es Mark. Soy un ex agente de la Policía oficial de la ciudad, y cuando me retiré, me permitieron adueñarme de estos archivos; no querían saber ya nada relacionado a esto. Así que... aquí se los dejé. engo que terminar con esto.

The Time Man sí es un fenómeno real, y penetra en las mentes como un cuchillo que corta la manteca. Puede hacerlo con facilidad, modificando todo a su gusto. Tengo un hijo, Tobías, el cual nació mudo. Sí, él realiza estos dibujos todo el tiempo. Los deja por todos lados de la casa, y admito que estoy sumamente furioso por encontrar a ese hombre dibujado en todas partes. Espero que esta nota sirva en el futuro; es lo mejor que pude hacer para informar a todos acerca de este ser.

Ahora mismo, me dispongo a acabar con la vida de mi esposa, con la de mi hijo, y posteriormente con la mía. Todo se irá a la mierda junto con este sufrimiento. Espero que en unos años, quizás siglos, esta información llegue a alguna parte...