FANDOM


En los pueblos o ciudades pequeñas abunda el arte urbano, rondando las paredes durante la noche. Esos pueblos, donde uno puede salir acompañado marcando su nombre o su propio estilo, pero donde ir solo es otra historia. En esos pueblos, sucedan hechos extraños. No es algo que se pueda disfrutar.

Crew se le denomina a un grupo que se dedica simplemente a pintar arte urbano en los barrios de las ciudades y una que otra zona privada. Gracias a ellas, es como una rumor pasa -de crew en crew- a ser leyenda. Así es la historia de New Gasek.

Año 2007. Un joven, apodado New Gasek por su estilo de arte similar al de un revolucionario de los 60's, se pasaba el resto de la tarde en un orfanato de la ciudad de Madrid, equipando unas latas que él mismo llenaba con sus propias pinturas. Eso lo hacía uno de los pocos que no desperdiciaban las latas una vez vacías. Además, sus métodos de parkour eran muy profesionales, aún teniendo 13 años. Lo raro era que, cuando lo veían rellenar las latas, estaba pálido, con ojeras y con una mirada que causaba escalofríos a quien lo saludara.

Una noche de frío intenso, una crew llamada "Caminantes" había dicho ver a un chico encapuchado de vestido de negro en un rincón del segundo piso de un restaurante, que se encuentra al lado de la estación de trenes. Al momento que notó que se le acercaron, el chico les quedó viendo un rato y luego saltó a un muro alto de un complejo de departamentos. Empezó a escalar a velocidad impresionante, como la chica de "El aro" intentando salir del pozo.

Ese relato se hizo leyenda urbana. "El extraño". Incluso se hicieron graffitis, donde se le ve como un ser de negro sosteniendo un inhalador con un pequeño árbol en él (sinónimo que en un futuro, tendríamos que poder respirar a través de árboles dentro de burbujas, típico graffiti estilo de vida natural).

Pasaron los meses y a New Gasek lo vieron como siempre, el joven amable del pueblo, o al menos eso creían. Un hombre de 24 años, dueño de una tienda de pinturas para el hogar, avisó ver algo que nunca podrá sacarse de la cabeza. Al momento de dar las doce de la noche, el señor Roldán fue a la parte de atrás del local a cerrar la entrada trasera y se percató de que, al final del callejón tras un volquete de basura, se oían susurros. Don Roldán se acercó y vio a una criatura de negro dibujar el corazón a pecho abierto de una mujer madura. Al salir corriendo de ahí, la extraña criatura lanzó encima de Don Roldán. Lo único que pudo sentir fueron sus dientes filosos. Para su suerte pasó un patrullero atraído por el ruido. Con su linterna alumbró la escena; la criatura, sorprendida, huyó trepando por los techos en la oscuridad. 

La gente escuchó decir en las noticias que el extraño de negro parecía ser un adolescente. Lo cual llevó a la hipótesis de que se trataba único joven del pueblo. Fueron al orfanato de Madrid para buscar a Gasek. Al entrar, vieron cómo el chico vestido de negro y ensangrentadas ropas saltaba de la ventana del cuarto piso del edificio.

Investigando los archivos del orfanato, los investigadores encontrar que el niño Gasek fue víctima de experimentos con el objetivo de obtener fuerza y habilidades mediante la ingestión de comida cruda. Comer carne, simplemente. Mientras algunos iban a la caza del joven, otros estudiaban las latas de pintura roja, que se rellenaban con tinta y la sangra de las víctimas.

En una estación de tren, se encuentra un graffiti. No se puede distinguir si es tinta negra, gris, roja o sangre seca.

En una estación de encuentra una pintada con liquido que no se puede distinguir entre sangre seca o tinta negra o a lo gris.

CIMG1136