FANDOM


Creepypasta Terror Profundo Toc Toc

Creepypasta Terror Profundo Toc Toc

Tengo miedo, estoy en la cama y necesito levantarme, mis padres me han dicho que soy mayor, que ya tengo doce años y que no debería tenerlo, pero lo tengo. Necesito ir al baño y no me atrevo a ir. Miles de sombras amenazantes se levantan a mi alrededor, ojos rojos y zarpas negras afiladas que esperan que salga de la cama para atraparme y llevarme a las profundidades del abismo. Pero todo esto es mi imaginación, y soy un chico valiente, por lo que me destapo y poso mis pies lentamente sobre el frío suelo de madera.

Finalmente decido ir, y no lo hago como haría cualquier chico de mi edad, caminando rápidamente para terminar con aquel mal trago lo antes posible, no, voy andando lentamente por el pasillo, acariciando las paredes y pisando con lentitud, escuchando mi acompasada respiración la cual trato de que no se vuelva loca al igual que mi corazón que trata de comenzar a latir desbocado, pero no debo dejar que las sombras me escuchen ponerme nervioso o vendrán a por mí. Cuando al fin llegué, me permití soltar un suspiro de alivio, cerré la puerta y eché el pestillo, no se porqué tome esa decisión, pero después me alegraría de haberlo hecho.

De repente:

Toc toc 

Y yo pensando que era mi madre que venía a preguntar si estaba bien o a entrar al baño dije con voz temblorosa y asustada:

-Mamá, no se puede, está ocupado

A lo que una voz gutural y cavernosa, como salida de las mas oscuras profundidades del averno me responde:

-Abre la puerta, quiero jugar contigo.

Me quedo callado y quieto, casi sin respirar, esperando a que esa cosa se vaya. No puedo pensar y mi respiración se vuelve alocada, simplemente no hago nada, pero aquello que estuviese fuera volvió a llamar.

-Toc toc

-¡ESTÁ OCUPADO!-Grito como un loco, intentando que aquello me dejase en paz. Solo quiero que sea un sueño, esto no puede ser real

Aquello que está afuera empieza a aporrear la puerta:

-¡ÁBREME! QUIERO JUGAR CONTIGO. ¡ABRE O ME ENFADARÉ!-Comienza a gritar enfadado

De repente, silencio...

Las lágrimas caen por mis mejillas. Lo único que quiero es salir de aquí y meterme en la cama con mis padres.

-¿Sabes? Quería saber si querías jugar conmigo. Eres un niño malo, pero tranquilo, me muevo bien por la oscuridad.

Clic.

Se han ido las luces, no veo nada.