FANDOM


Son las dos de la mañana y todos están dormidos. Hay una tormenta fuera pero me relaja escucharla dado que no ocurren a menudo donde yo vivo.

Me entran unas ganas irresistibles de hacer pis por el ruido, así que me dirijo hacia el aseo y cierro en silencio la puerta. El baño es bastante pequeño y el inodoro está colocado cerca de la puerta. Estaba haciéndolo cuando me di cuenta que una pequeña pata peluda y negra se colaba por debajo de la puerta. Era mi gata, le encanta jugar con nosotros. Atrapaba su pata cuando y luego metía mi dedo bajo la puerta para que ella pudiera atraparme, seguimos así hasta que uno da por finalizado el juego. Normalmente cuando tiro de la cadena, el ruido la asusta.

Así que estábamos atrapándonos la una a la otra por debajo de puerta, cuando me quedé helada al ver que lo siguiente que apareció bajo la puerta no era la pata de mi gata, sino un dedo humano. Un dedo normal. Cierro la puerta y me quedo mirando durante un largo rato desagradable. No había oído a nadie venir. Podía escuchar a mis padres roncando y definitivamente podría haber escuchado a mi hermano subiendo por las escaleras.

Quien fuera estuvo un rato ahí y luego volvió al corredor. Me levanto y tomo la primera cosa con la que protegerme, una caja de metal con bordes afilados. Abrió despacio la puerta y no hay nada ahí. Así que vuelvo a mi habitación y agarro un bastón de caminar de madera y compruebo cada una de las habitaciones de casa. Nada.

Las puertas y ventanas están cerradas y todos están durmiendo. Incluso mis dos perros, que normalmente se despiertan con nada. La única cosa que noto es una brisa fría que viene de la pequeña chimenea, pero no recuerdo que nadie la abriera. La cierro y vuelvo a mi habitación. Eso fue todo.

8010292222 034c3800a7 b

Se que puede ser una historia aburrida y que no se si el dedo que vi era de verdad o no, pero las posibilidades me hacen sentir muy intranquila. Puede que haya imaginado un dedo fantasma, o puede que alguien se colara en mi casa a pesar de las puertas y ventanas cerradas. Siempre he sospechado de la chimenea, pero es muy pequeña para una persona.

Nunca le he hablado de esto a mi familia.