FANDOM


LimboP MORADOR DEL LIMBO
"Se estremece la tierra, ruge la espuma de los mares sobre las montañas, y el cielo arde en música de sombras y liras infernales"

Este es un descarriado del Limbo, penitente del Purgatorio con fecha de nacimiento en un guiño de ¡CreepyLooza! Abstente de la arena, que esto es más legal que tu jfa. Burló La Guillotina y a los Jueces del Infierno, así que cómete tu teclado.


Antes de leer esta historia aconsejo leer “Las sombras vienen marchando ” y "Relatos de un investigador: "Frascos" " para entender mejor algunos hechos que ocurrirán en esta obra.

No es novedad que creamos en que el destino está controlado por seres místicos, dioses o seres superiores. Lo cierto es que nosotros no tenemos nuestro destino en nuestras manos, ni siquiera el de nuestro planeta, nuestro hogar. La realidad es que todo está controlado por una misma raza de seres superiores, que con la influencia de un Dios, están en este universo para decidir nuestro destino…

Para aclararles, ese Dios, no es alguien puro y santificado, es simplemente un Makkai poderoso. Siempre motivado por sus ansias de conquista, manipuló a su especie y se coronó como un Dios, creador de todo, e hizo a su pueblo el esclavo perfecto, siempre sometido a su voluntad.  Tiene la capacidad de controlar la materia, y a partir de esto creó muchas especies con sus respectivos planetas. Estas especies, tenían una “fecha de vencimiento”, es decir un tiempo determinado hasta el “exterminio”, bautizado por Dios como “limpieza y purificación de especies”. Esta siempre fue una burda excusa para el verdadero propósito de Xajé (El nombre de Dios para los Makkai), que es simplemente adquirir poder, un vicio por el cual él hace maravillas y aberraciones. Para ganarse el respeto de su nación, en lugar de destruir especies al azar, destruye a los “seres no respetuosos”, esos seres que no respetan los hábitats de su planeta. Es por eso que si miramos hacia arriba, podemos observar las naves Makkai aproximándose a la Tierra. 

Problemas internos

Tragando tierra, respirando mugre, y bebiendo sangre, su propia y espesa sangre; las lágrimas que brotaban de sus ojos caían al suelo. Corrió hacia los más profundos pastizales, huyendo de un extraño ser, sabiendo que no importaba que tanto trate de escapar, el ser la atraparía.

¿Por qué evitar la muerte? Si ya estaba decidida. El verdugo posó su mirada, fría y penetrante, en el rostro de la joven;  recordando, recordando para no arrepentirse del acto que haría y con frialdad clavó sus garras en su corazón, todo solamente por su divino Dios.

Sintió remordimiento y cuestionó, por primera vez en su vida, los mandamientos de su líder y su amado dios. No estaba para nada contento con esto, la limpieza le parecía absurda, pero igual que toda su divina especie, estaba destinado a asesinar.  Asesinar a nombre de Dios, eliminando sus errores cuando él solo lo dictaba. Simplemente su especie era privilegiada porque era perfecta, sin errores ni pecados, por lo tanto, Dios la hizo una máquina de matar sus propias creaciones.

Mal´jaá´so, el verdugo de Xajé y líder de los hijos de Dios, estaba en un dilema personal. Desde niño fue criado y educado para ser el líder de su especie y siempre se le inculco que él era el elegido. Debido a eso, nunca se dio cuenta de que simplemente su gente era manipulada por ese enfermo al que llaman Xajé, para que cometan atrocidades solamente para satisfacerlo.

Miró el cuerpo de la joven sin vida, con los ojos muertos y un cuerpo que de apoco iba enfriándose, y sintió un dolor en el corazón, un dolor que nunca antes había sentido. “La culpa”, pensó el guerrero. Recordó las frías palabras de su Dios cuando desde su planeta natal partían a la Tierra: “Los seres humanos no son “seres respetuosos”. Verá las especies respetuosas logran un equilibrio perfecto entre ellos y el hábitat que les rodea. Pero los sucios humanos van a un hábitat y se multiplican hasta que ya no quedan más recursos y tienen que irse a otra zona. Hay un microorganismo que hace exactamente lo mismo que el humano. Un virus, si los humanos son un virus para el planeta Tierra y nosotros somos la cura, es por eso que debemos purificarlos”.

Comunicaciones extra-planetarias

Los mensajes en códigos, interferencias u en abducciones de rehenes  no son la única forma de comunicarse de los Makkai. Luego del asesinato de la muchacha en las afueras del campo muchos otros sucesos extraños comenzaron a suceder, así como muchos blogs donde se trataban estos temas surgieron. Uno de los más extraños y con mayor recopilación de historias posteriores al asesinato en el pastizal fue el de un adolescente cuyo nickname era “LoRDTruth”.

El encabezado decía así: “En este mundo, los humanos dejamos de gobernar. Quizás no me creas, pensaras que soy otro loco y mentiroso conspirador que va por ahí dándoselas del que sabe la verdad. Pero no, mi modificada genética me ha dado un don, una forma distinta de ver a la de los demás. En estos blogs no solo te encontraras con mi experiencia con respecto a los seres extra-planetarios, sino que también con otras historias aparte de la ya conocida “muerte en el pastizal.”


<<Recomiendo saltarse si no ha leído mis anteriores historias sobre este detective>>

Un detective poco común

Thomas Richmond fue un investigador norteamericano del FBI. Actualmente se encuentra en un manicomio en la ciudad de Hartford, estado de Connecticut. Fue acusado de la desaparición de Linda Scotch y la médium Amanda Rose. No fue a la cárcel, ya que fue declarado insano mentalmente. En sus pericias psicológicas se le atribuye una esquizofrenia de Tipo paranoide (predominan los sentimientos de persecución, delirio de grandeza y alucinaciones auditivas). Afirma ser la creación perfecta de Dios. No duda en decir que tuvo un encuentro con él; que fue traído al mundo para resolver todas las cuestiones inhumanas y errores de la creación.  Tiene una fobia extrema hacia los frascos, debido a que él afirma saber que estos son los elementos por el cual Dios se deshace de sus creaciones. Además, una vez hablo de la existencia de un “Enemigo” de Dios, un ser con tanto o más poder que el Dios del que él hablaba; una creación rebelde, líder de una especie superior, que se aproxima a la Tierra para deshacerse de los humanos, en contra de la voluntad del “Dios de los frascos”. 

Mucho más no se sabe de él. Un dato curioso es que a pesar de ser declarado insano mentalmente, es muy sabido entre los médicos que siempre tiene visitas gubernamentales.


Enfrentamiento

Mal´jaá´so, junto a su ejército de Makkais, invadió Hartford. Las “sombras” (como los llamaban a los Makkai) acechaban a sus víctimas inocentes, camuflándose en la oscuridad a pesar de ser invisibles para los humanos. Al líder se le había encargado la misión de encontrar a Thomas Richmond, el “Elegido” del “Dios de los frascos”: el mayor  y más poderoso enemigo de Xajé. El manicomio estaba protegido por entidades gubernamentales y “Chupa-almas”.

Richmond sabía lo que se aproximaba. Simplemente cerró los ojos y esperó su destino.

Los extra-planetarios acabaron fácilmente con los agentes especiales en las afueras del manicomio, no solo por su avanzada tecnología, sino por una genética mil veces superior, que les permitia, entre otras cosas, como ya mencione ser invisible ante sus ojos. Una vez que entraron, se encontraron con los “Chupa-almas” enviados por Dios para proteger el pasillo. Estos no eran lo suficientemente poderosos para derrotar las fuerzas de Mal´jaá´so, ya que no tenían el suficiente poder psíquico para encerrar a los Makkai en un frasco. Con solo un movimiento extremadamente rápido, el líder extraterrestre acabó con los extraños entes, dejando un pasillo oscuro que lo enfrentaría con su destino.

La puerta era titanio, estaba muy bien asegurada, contaba con un identificador ocular, pero no era rival para las armas de los Makkai. Un simple detonador bastó para desintegrarla. Richmond estaba sentado en una esquina, con su chaleco de fuerza y miro fijamente a Mal´jaá´so. Este inmediatamente arremetió contra sus seguidores, matándolos a sangre fría. El investigador sonreía, tenía el poder del mundo en la palma de su mano. Señaló  al líder extraterrestre, y con su dedo comenzó a hacer extraños símbolos. El elegido por Xajé comenzó a tomarse la cabeza, su cuerpo se iba muriendo de a poco y su alma estaba siendo absorbida por Richmond. Ante tal visión, Thomas con una oscura sonrisa, envió a Mal´jaá´so a la planta de colectación de frascos, el lugar donde se “licuaban” a todos los seres del universo;  el hogar del Dios “de los frascos”.  De pronto, una oscuridad inmensa invadió el lugar, la ciudad, el mundo, el universo entero.

En ese momento, en la ionósfera, de una de las naves surgió la figura de un Xajé gigante, presentándose como el apocalipsis ante la mirada de la humanidad. Subido al techo de esta,  levantó su brazo derecho, generando un aura negra y de su mano una gran cantidad de energía se disparó en formas de numerosas ondas que se dispersaron a lo largo del planeta, que debido al gran daño que causaron, exterminaron a la mayoría de los humanos y devastaron ciudades enteras.

El mundo estaba sumergido en caos, cubierto de  enormes nubes de hongo que parecían enormes estructuras en la oscuridad.

De pronto, un enorme cráter se abrió en el suelo. De este salieron millones de almas junto a Richmond. Este tenía los ojos amarillos como una cobra y la ropa rasgada, y en su mano sostenía la cabeza de Mal´jaá´so.

Xajé observo insultantemente a Richmond, tratándolo con desprecio. El investigador no perdió tiempo y desafió al dios de los Makkai. Para Xajé, enfrentarse a Richmond no valía la pena, así que rechazó el desafío, pero en un instante el Dios se hallaba con los pies sobre la tierra.

Confundido y atormentado, Xajé no lograba encontrar con la vista al investigador, quien presuntamente lo había bajado del techo de su nave y había destruido la misma. Veía como sombras se movían a su alrededor, como si fuera una presa. Thomas se lo estaba tomando a juego, hasta que se abalanzó sobre el Makkai  e intento matarlo. El dios estaba forcejeando contra su enemigo, quien en un movimiento, le clavo una daga en su espalda y estrelló su cabeza contra el pavimento de la destruida ciudad. El poder de Richmond aumentaba cada vez más, mientras absorbía la energía vital de Xajé, quien no podía hacer nada más que chistar.

El Dios Makkai cerró los ojos. Cuando los abrió ya no estaba en la misma escena, sino que se encontraba en una prisión de vidrio gigante, un frasco individual en una oscura cueva; con furia comenzó a golpear inútilmente el vidrio junto a otros dos humanos que estaban en un frasco igual al que lo encerraba. De las tinieblas, se lució una figura gigante, que una voz ronca y muy grave se dirigio hacía él: Tranquilo, toda creación mía tiene su fin, especialmente la más defectuosa, este es nuestro verdadero mundo, el tuyo era de fantasía.

Entonces el  Dios de los frascos poso su mano arriba del frasco y una bruma empezó a revolver el frasco a una velocidad impresionante y los organos del makkai comenzaron a revolverse…


Nota:  Espero que la lectura sea de su agrado. Fue mucho esfuerzo de mi parte.

Majin Tinieblas Pentagramzebra Las tinieblas nos consumirán... 15:55 5 nov 2016 (UTC)

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.