FANDOM


Alicia sentía que después de lo ocurrido en el estacionamiento del edificio, necesitaba despejar su mente y concentrarse en encontrar la verdad, ademas de no descuidar a su hermana, todo esto la abrumaba demasiado, tomó 2 pastillas de un frasco de su bolsillo y se las tragó junto a un sorbo de agua, dió un respiro, confiando en que los antidepresivos la ayudarían a llevar mejor todo lo que pasaba, y se encaminó a su computador, debía buscar alguna pista para comenzar a aclarar todo.

Abrió en buscador y tecleó rebuscando alguna noticia o evidencia del accidente de su padre, información que nunca se preocupó de guardar o analizar demasiado, ya que consideraba que no era un acontecimiento que se deba recordar mas veces que cada 1 año, así como su padre no se preocupó de su familia; leyó bastantes títulos relacionados con accidentes, desde los más típicos, hasta los más terribles, que la hicieron estremecerse.

Ya llevaba 15 minutos de búsqueda cuando una brisa extraña recorrió desde la punta de sus pies hasta su cuello, lo que hizo que esos sentimientos encontrados que tuvo en el estacionamiento volvieran a su ser, lo que por alguna extraña razón la obligaron a detener el mouse en un título que ella nunca hubiera tomado en cuenta.

Ahora se te ocurre ayudarme- Murmuró para esa extraña sensación que pensó que tendrá que acostumbrarse a sentir.

Abrió el enlace que "encontró" y se dedicó a leer detalladamente cada una de las palabras del texto, que describía exactamente el accidente de su padre, cómo había comenzado, en qué había terminado, todo, pero no explicaba en ninguna parte las causas del siniestro, por lo que nadie fue condenado ni se declaró a nadie culpable. Tuvo suerte en leer que el caso todavía estaba abierto y que se recibiría cualquier pista del caso.

Con esta información decidió ir al lugar que indicaba la página, que era en una ciudad a 1 hora de donde estaba; por lo que dejó a su hermana al cuidado de la más responsable de sus pocas amigas, arregló sus cosas y partió al lugar.

Al llegar, buscó una pensión para alojarse, dejó sus cosas y salió hasta en centro de justicia, donde un gendarme de avanzada edad la llevaría hasta las instalaciones de evidencias de la policía nacional paraver lo que quedaba de las cosas que tendrían que ver en el accidente. Le sorprendió la facilidad con la que tuvo acceso a estas cosas, que deberían ser protegidas:-Con esto me doy cuenta de la poca seguridad de nuestro país- pensó para sí.

Recibió un par de guantes del gendarme para poder tener contacto con la evidencia, que consistía en los restos del auto que su padre manejaba en el momento en que colisionó en extrañas circunstancias con un enorme camión fletero, y comenzó a buscar algo que, según ella, podría ser sospechosos. No tenía mucha esperanza de encontrar algo que pudiera ser nuevo, ya que se supone que lo que ella estaba haciendo era trabajo ya realizado por la gente de investigación, pero por intentar poco perdía de su aburrida vida.

En medio de la búsqueda, encontró no mucho más que sangre coagulada que sería de su padre, restos de chatarra, polvo y un fuerte olor a gasolina; ya cuando estaba a punto de rendirse, sintió de nuevo esa extraña brisa que ahora deducía que algo quería decirle, lo que la llevó, esta vez de forma voluntaria, a dar otro vistazo a los escombros de chatarra, para encontrar no sin mucho esfuerzo un objeto brillante que posiblemente le ayudaría a encontrar la verdad, al recogerlo vio que era algo obvio, el par del anillo de compromiso, pero esta vez el de su padre, a diferencia del primero que pertenecía a su madre, quien lo habría a su entonces ex esposo.

La duda entró al tiro a la mente de Alicia. "¿Por qué necesitaría los dos anillos para descubrir la verdad?, ¿Qué tiene que ver mi madre?... ¡¡¡mi madre!!!! ella debe de tener mas información que yo, mas que nada por ser la viuda y la única que se quedaría con los bienes de mi padre, ya que estaban separados, pero no de manera legal." No le quedó otra que prepararse para viajar fuera del país, ya que su madre no podía pisar su país.

Esta vez no dejaría a su hermana con otra persona, se necesitaban una a la otra, ya que prácticamente estaban solas. Tomaron el primer vuelo y partieron mas allá de la frontera, para después encontrarse con su despreocupada madre, tratar de recuperar la poca relación que tuvieron alguna vez para así poder llegar a la respuesta de todo lo que hasta ahora, había paralizado la rutina de Alicia, había que hacer justicia, había que salir de duda...