FANDOM


“Hay un asesino suelto”. Dijo mi hija mirando con indiferencia su cuenco de cereales, no es algo que te esperas que tu hija de cinco años diga, así que le regalé una sonrisa y le dije que se terminara sus cereales antes de ir a clase.

La siguiente mañana me desperté para ver a la policía alrededor de la casa de mis vecinos. Mi mujer estaba en el porche y me informó que había amanecido con sus gargantas degolladas. Mire a mi hija mientras recogían sus cuerpos en unas camillas.

Mi hija me dijo de nuevo al día siguiente “Hay un asesino suelto.” Esta vez me lo tome con más seriedad. La vieja mujer de los gatos, que vivía dos casas más abajo, fue encontrada envenenada en su sofá por su sobrino.

Me preguntaba si mi hija sabría quién era el asesino, esperaba que no…

No me gustaría tener que asesinar a mi propia familia porque la pequeña malcriada no puede tener su boquita cerrada.