FANDOM


Ángela conducía su viejo renault 5, mientras oía la radio en una noche de crudo invierno, por una carretera que unía 2 municipios de Lérida.

Iba a ver a su madre, que se encontraba enferma; al llegar a un punto concreto de la carretera, la radio hizo cosas muy extrañas, cambiando de emisoras a una velocidad asombrosa, hasta que se paró en seco y no volvió a funcionar. Ángela intentó encenderla sin éxito.

Luego, al transcurrir varios metros más, el vehículo se paró y también dejó de funcionar; Ángela se bajó del coche, pero no entendía mucho de mecánica. Decidió llamar a la grúa, por lo que sacó su móvil:

-¿Sí?

-Me llamo Ángela y mi vehículo se ha parado en el kilómetro 36 de la carretera de Cervera a Granyella.

-Muy bien, enviaremos una grúa. Tardará un par de horas.

-Esperaré, gracias.

Ángela decidió esperar dentro del vehículo, puesto que allí fuera hacía bastante frío; se montó en el coche. Tras pasar un tiempo vio una luz enorme acercarse y pararse unos metros frente a ella.

Ángela pensó que se trataba de la grúa, pero eso no podía ser ya que no habían ni transcurrido 5 minutos de emitida la llamada. Entonces advirtió cómo un ser extraño descendía de aquella misteriosa luz semicircular y se acercaba a ella a toda velocidad. Ambos se miraron a los ojos, separados solo por el frío cristal y el extraño ser pareció darle un mensaje telepático:

-Tu madre acaba de fallecer.

El extraño ser volvió a la luz a toda velocidad y desapareció; acto seguido, llegó la grúa. El chófer revisó el coche. Todo estaba correcto. Se lo comunicó a Ángela, así como que también remolcaría el vehículo hasta la próxima ciudad.

-Muchas gracias.

-Por cierto, ¿se encuentra usted bien? La veo algo pálida.

A los pocos minutos, Ángela recibió una llamada de su hermano diciendo:

-Mamá acaba de fallecer.