FANDOM


¡Le hemos estado esperando!

¡Le damos la bienvenida al Infierno!

Echemos un vistazo a su archivo… o dios mío…

Asesinato… violación… incendio… ¡Tenemos un bonito historial! Es enorme, pero bastante original.

¿Qué? ¿Quién soy yo?

Oh si… lo siento. Que maleducado.

Seré su asistente social.

Se le ve confundido. Claro que hay asistentes sociales en el Infierno.

Vera, necesitamos asegurarnos que todo se cuide perfectamente.

Me refiero, no estaría nada bien que simplemente le arrojáramos a un pozo de lava por toda la eternidad.

¿No lo cree?

¿Podría imaginarse lo aburrido que sería eso?

No… nada de eso. Debemos asegurarnos que su castigo es perfecto para sus ofensas.

Con variedad… ¡Originalidad! Siendo único.

¿Por qué pregunta?

¿Además del placer que obtenemos?

Es simple.

Dios diseño a los humanos para adaptarse. Capaz de cambiar y evolucionar.

Eso es frustrante.

Veras…

¿Me permite tutearle?

Claro que sí. Veras… si te arrojáramos a un pozo de lava con el tiempo aceptarías el calor y el confort de la roca fundida, en especial cuando te dieras cuenta que no puede herirte.

El infierno no se supone que debe ser una colcha blanda. ¡Me cago en Dios!

¿Me cago en Dios?

Es una broma… porque realmente Dios se ha cagado en ti.

¿Lo pillas?

¿De verdad?

Los humanos nunca tenéis sentido del humor aquí abajo…

Da igual, lo importante es que nosotros cambiaremos tu sufrimiento cada día.

Puede que hoy seas desollado vivo. Mañana devorado por caninos infernales. Al día siguiente destrozado por el granizo. El siguiente un día de relajación en una preciosa playa.

No… esto último no era sarcasmo.

Mira, aquí abajo no solo causamos dolor y sufrimiento. También alivio y refugio.

Te vuelvo a ver confuso.

Déjame explicártelo.

Volvamos a eso que te dije de que los humanos sois adaptables.

Si todo es dolor, al final aprendes a aceptarlo.

Pero si te damos un descanso… un contraste a la eterna tortura que tienes que sufrir aquí, podemos recordarte constantemente lo que una vez tuviste, esa paz y felicidad que no tendrás más.

Oh, puedo ver la desesperación en tus ojos. Estas preocupado de no poder disfrutar de esos días de respiro sabiendo que solo son momentáneos.

¿Pero sabes qué?

Esos días de descanso, de felicidad… ¡No serán en el Infierno después de todo! ¡Sino en el Cielo!

No, no hablo metafóricamente.

Dios diseñó a los humanos con todos esos sentimientos, positivos y negativos.

Así que mi jefe hizo un trato con Él.

Una vez al año, sin importar lo oscura que fuera el alma, Dios roba un alma del Infierno. Sin importar el número de pecados, sin importar la violencia o el daño causado, Dios lleva un alma condenada al paraíso.

¿Por qué?

Porque con la condenación eternal viene la desesperación…

Y la esperanza es la más preciada de las emociones humanas.

Y queremos que tú tengas un atisbo de esperanza, en que tal vez un día puedas escapar del Infierno.

Porque… ¿Cómo podemos desgarrar tu esperanza si deja de estar allí?