FANDOM


Tina

Ahí estaba Josué, de una vez por todas enfrentándose a su bautizo, hizo todos los intentos por evitar este día, uso todos los recursos posibles, cambio los días en fechas lejanas, el olvido y el sabotaje de los instrumentos, pero por fin estaba el día, su mamá y su familia quería este bautizo para que su hizo pudiera lograr entrar a la Primera Comunión y así convertirse en un católico. Pensamientos le venían en la mente de Josué: ¿Por qué hice ese pacto?

Todo empezó cuando a Josué le diagnosticaron Leucemia, su familia no lo creía, ¿Cómo iba a recuperarse? Era terminal, solo era de esperar la muerte, cuando a Josué se le vino una idea, en su mente era perfecta, pero nunca se percato de las consecuencias: hacer un pacto con el Diablo. Fue en la noche cuando lo hizo, en una hoja de block dibujo un círculo alrededor de una estrella, en cada punta puso una vela roja y el mismo escribió el pacto, pero pensó ¿entregarle el alma por la eternidad? Pensó en los creepypastas en relación con el diablo y el infierno, y se dio cuenta que no valía la pena, pero no quería morir a los 14 años, decidió ofrecerle algo más: su cuerpo. Obtendría la cura de su leucemia y a cambio le entregaría su cuerpo para su propio uso. Termino de escribir y con su propia sangre hizo su firma, la quemo con el fuego de las velas, limpio el lugar y se fue a dormir.

Al día siguiente, al despertar se encontró una carta sellada para él, la abrió y la leyó para ver que decía:

                     Josué Enrique Castilla Riveros:

Leí tu carta de pacto y acepto el trato. La enfermedad que te mata lentamente desaparecerá sin rastro alguno, pero a cambio tu cuerpo entero estará a mi disposición para cualquier uso mío, pero deberás enfrentarte a las consecuencias. Si te atreves a tocar un rosario, tu mano se te electrocutará, un crucifijo te ardera como sentir el fuego y el agua bendita, para ti será acido. Entonces con tan solo tocar algo santo, tu cuerpo pagara el castigo.               Esta será la condición.

                                                                                   Diablo

De ahí fueron al hospital para la revisión de la leucemia, de manera sorprendente Josué se había curado de la enfermedad, toda su familia se emocionaron de oír aquella gran noticia. De entonces Josué estaba satisfecho del pacto y a la vez su mamá creía que era un milagro de Dios que creyó que la perfecta manera de darles gracias, y la vez asegurar un puesto en el Cielo para Josué, tuvo la idea de bautizarla, ya que nunca lo tuvo. Se lo comunico a Josué, ahí le empeoro la vida para él.

Ahora Josué está en su propio bautizo, mientras que el sacerdote oraba, él pensaba como librarse de esto, cuando el sacerdote dio la orden de que Josué entrara en la tina llena de agua bendita, entro en pánico, pero que podía hacer, toco el agua con sus pies y se sorprendió al no sentir que le quemaban los pies, se tranquilizo por un momento, pero aun sentía el miedo, todo empeoro cuando lo sumergieron entero, de la nada Josué sintió como estaba en acido, sintió el mayor dolor de el mismo que gritando salió de inmediato de la tina, toda su familia veía a Josué rojizo con quemaduras en toda su piel, su boca estaba deformada y su nariz y orejas habían desaparecido, como si se hubieran disolvió en el agua bendita. Josué no aguantaba más, así que salió corriendo de la tina, pero justo al dar 3 pasos cayó muerto en la iglesia.

La policía llego y el forense retiro el cadáver, o lo que quedaba de Josué, la policía pidió a la familia y la sacerdote del bautizo sus testimonios acerca de lo que paso, les dijeron: “estábamos bautizando a Josué y de la nada grito y vimos como estaba quemado, salió corriendo y cayo”. La investigación consistió en el análisis de la agua de la tina y de cada agua bendita embotellada, el análisis dio como resultado que era simple agua, hasta la estructura atómica lo comprobaba y del historial médico de Josué, no era alérgico al agua ni había presentado algún síntoma en los últimos días, ni la familia Castilla-Riveros lo había presentado. El caso era tan extraño que la Iglesia Católica tomo carta en el asunto de Josué Castilla, una investigación religiosa dio una teoría de que aquellos

que son seguidores de Satán, a ellos se les prohíben tocar objetos santos, entre ellos, agua bendita.

Su familia estaba destrozada, pero su mamá estaba peor y aunque era católica llego a creer en la teoría de la Iglesia Católica y comprendió todo: ¿Cómo era posible que su hijo de la noche a la mañana se curara de una enfermedad sin cura? Y evitando el bautizo, era claro de algo, Josué, su hijo hizo un pacto con el Diablo, y en trato se volvió satanista, algo que nunca se espero en el, ni menos en una familia católica.