FANDOM


Era fines de noviembre, yo me encontraba cerca a la fogata, en ella miraba una muñeca que lentamente se consumía por el fuego. ¿A quién pertenecía la muñeca? Le pregunte a mi abuela, ella me dijo:

      -La muñeca es mía… ¿Quieres que te cuente una historia?

Acepte la propuesta y ella comenzó a narrar la historia, diciendo que un hombre solitario quedo impresionado por los bellos ojos de una muchacha, cada vez que miraba esos ojos era como entrar en un agujero lleno de burbujas, donde se reflejaba el alma más hermosa del mundo. La compró por cuatro mil denarios. El hombre le dijo a la muchacha:

- Tus ojos son tan bellos que me olvido de adorar a Dios

Cuando llego la noche, ella se arrancó los ojos. El hombre al ver que la muchacha ya no tenía aquellos ojos tan bellos le dijo:

      - ¿Por qué lo hiciste? Ya no me sirves.

Ella le respondió:

- Mis ojos eran los culpables de que te olvidaras de adorar a Dios

El hombre desconsolado y decepcionado se fue a dormir. En su sueño una voz le dijo:

- La muchacha ya no te pertenece, ahora es de nosotros.

Al despertar, el encontró cuatro mil denarios bajo su almohada. La muchacha estaba muerta.

Mi abuela al finalizar el relato me pregunto: ¿Te gusto la historia ?, le respondí que sí, la fogata se había apagado y en las cenizas lo único que quedó de aquella muñeca eran sus ojos.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.