FANDOM


Fuimos al bosque en busca de diversión y la encontramos. Estacioné el coche en un lugar seguro y nos fuimos a dar un paseo. Saquemos fotos a todo lo que pillemos, descansemos en un lugar tranquilo, merendemos... Realmente fue una excursión muy agradable.

Pero no todo era de color de rosa. No éramos conscientes de la tragedia que se nos avecinaba. El tiempo no acompañaba mucho la verdad. Parecía que iba a llover. Busqué con la mirada el coche. Ahí estaba. Sus acabados y su motor lo hacían parecer un coche de alta gama. Y no era para menos, mi Ford Mondeo del año 2017 era casi tan rápido como un rayo.

Nos montamos en el coche y al instante, escuchamos un grito de auxilio. El sol se había ocultado enteramente, y no era buen plan salir del auto. Le dije a Marta que no saliera, pero no me hizo caso. Encendí las luces de posición y crucé para hacerlo visible. A los pocos minutos, escuchamos que alguien a lo lejos venía gritando, solicitaba ayuda. Era una mujer joven, de unos 30 años aproximadamente.

La mujer recibió un flechazo en la rodilla. Marta salió en su ayuda. Salí rápidamente y casi gritando le dije: "Súbete vamos, alguien más viene a lo lejos." Tres hombres corpulentos venían directo hacia nosotros. Aunque no me pude fijar bien en sus rostros, pude darme cuenta de que el más grande tenía un arco con flechas, el segundo portaba un hacha de doble filo y el tercero tenía un machete como mi brazo de grande. Hora de correr.

Marta me pidió que la ayudase pero todo se complicó, la chica que había conseguido , de alguna forma, escapar de aquellos maníacos recibió un último flechazo en la nuca. Murió en el acto. Me quedé impactado. Marta soltó un grito, horrorizada. Corrió hacia mí asustada y llorando. De repente, una flecha atravesó la luna delantera. Iban a por nosotros, querían matarnos...

Marta estuvo a punto de lograrlo pero justo en el último momento, recibió un flechazo en el pecho. Mi corazón se rompió en mil pedazos. Se me saltaron las lágrimas cuando la vi caer al suelo. Me monté en el coche y aceleré a 200 km/h estaba dispuesto a perseguir a esos malnacidos y atropellarlos con mi vehículo. El más grande hizo un gesto y les ordenó que se fueran.

Aquel tipo manejaba el arco con mucha destreza. Donde ponía el ojo ponía la flecha. Ni siquiera se inmutó. Ver para creer. Supongo que estaba convencidísimo de que podía matarme. El jugó sus cartas, yo jugué las mías. Yo tenía un as bajo la manga y era el siguiente: él se preparó para disparar de nuevo, era ahora o nunca. Entonces encendí las luces de largo alcance y cegué a quien tenía delante, poco después lo atropellé.

Lo había conseguido. Vengué la muerte de Marta. Sentía como mi corazón se me iba a salir del pecho. Pero ahora quedaban los otros dos. Dí marcha atrás y por sorprendente que parezca, no estaban. ¿Dónde se habían metido? ni idea. Sólo sé que he perdido a la persona que más quería en esta vida.

[FIN..]

P.D: Espero que sea de vuestro agrado. Últimamente, no encuentro la inspiración. Sorry.. XP!