Wiki Creepypasta
Advertisement

Jeffrey se levantó de su cama, caminó hasta su cocina y se preparó un café. Él vivía en las afueras de la ciudad, en un lugar alto y frío. Se había mudado hace poco, así que no conocía mucho el lugar. Vivía solo con su perro, Sigfrido, quien lo acompañaba a todos lados. Jeffrey terminó su café y despertó a Sigfrido: irían a cazar para la cena.

00196621

Jeffrey, a quien llamaremos simplemente Jeff, se puso el abrigo, tomó su rifle y su daga, llamó a Sigfrido y los dos subieron a la camioneta de clase media y partieron hacia las nevadas praderas. Jeff sentía algo extraño, no sabía qué era; por un momento se quedó hipnotizado, pero Sigfrido lo despertó lamiendole la cara.

Dejaron la camioneta a varios metros de donde estaban porque el terreno era muy ondulado y con muchas raíces gruesas de los gigantescos árboles. Se dirigieron a un descampado y se tiraron al suelo.

Jeff observó con atención a unos ciervos, 5 para ser más exactos, que al parecer se habían echado a descansar. Él apunta con su rifle a uno de ellos, un macho, y antes de disparar se da cuenta de algo... Todos los ciervos estaban muertos. Jeff se acercó y no les vio nada raro, pero cuando les dio la vuelta notó claramente que estaban destripados. Casi vomita, lo que es raro en un cazador, pero lo evitó y se fue de ahí. 

Luego de horas de andar, se rindió y decidió volver a su casa. Cuando estaba por llegar a la camioneta, escucha ruidos: hay algo dentro revisándola. Toma su rifle y apunta, observa. Una criatura cuadrúpeda estaba revolviendo el interior de la camioneta. Y, de repente, siente una respiración en su nuca. Asustado toma su daga y la clava rápidamente en la criatura que le respiraba. Era Sigfrido, su perro. Él la quita rápidamente y se pone a llorar. La criatura de la camioneta lo escucha y corre rápidamente adonde estaba, le clava una garra en el pecho y lo lanza contra la camioneta.

Jeff se recupera rápidamente y se aparta justo en el momento en el que la criatura le salta encima. Corre hacia su rifle, lo toma... Pero ya era muy tarde. La criatura era muy veloz y no le dio tiempo de evitar uno de sus zarpazos. Jeff quedó tirado en la nieve, sangrando, hasta que murió.

Advertisement