FANDOM


No había comenzado el día del todo, y ya se sentía aburrido. Una misma rutina. Cada día. No existía nada variable en ningún momento de su vida.

-Que aburrimiento –Le dijo Jason a Luca. –Ya viene la vieja para la clase de química-

-Oye –dijo Luca riéndose -¿No puedes encontrarle el lado positivo a nada?-

-En serio ¿No te aburres siquiera de vivir esto cada día? –Preguntó Jason.

- Tengo mis maneras de pasarlo bien –dijo Luca soltando una carcajada.

Jason miró hacia la ventana, refunfuñando por el hecho de volver a vivir, por decirlo así, lo mismo cada día. El mismo salón con los ruidosos e imbéciles compañeros de clase de cuarto de bachillerato, la misma tarea de todas las materias en la semana, los mismos minutos de charlas por WhatsApp o Skype con Luca o con Krystal, para seguir una misma conversación de temas un poco tontos o que siempre llevan a un mismo aburrido desenlace.

El ruido del salón cesó. Ya estaba a punto de comenzar la clase de química… Para colmo: Un maldito examen sorpresa luego de 2 minutos de repaso de un extenso e insufrible tema lleno de fórmulas, despejes, combinaciones, etc.

Ya era la hora de salida luego de 5 horas… La misma rutina, pensó Jason. Recogió sus cosas y salió del salón. Caminó por unos cuantos pasillos, para ver los mismos alumnos presumiendo de sus físicos, estados de teléfono, dando información inútil… La misma porquería.

Estaba saliendo de las puertas principales, cuando sintió un empujón en el hombro seguido de un brazo que rodeaba su cuello. Como siempre, Luca con su sonrisa y su personalidad explosiva y alegre, trataba de animar a su mejor compañero:

-¿Otra vez con esa cara larga? ¡Vaya que siempre eres el mismo! –

-Ya cálmate. Como si tuviera opción… No sé por qué carajos siempre tienes esa sonrisa en la cara. ¿Qué te divierte tanto? –Preguntó Jason un poco molesto.

-Es que miro las cosas de un modo distinto… Lo mío es azul -(antes de terminar la palabra, pronunció la ´´U´´ durante 5 segundos aproximadamente) –Y lo tuyo es oscuro –(Volvió a hacer lo mismo).

Jason con la cara larga, y una mirada casi perdida, y Luca siendo el mismo de siempre, fueron sorprendidos por su compañera de toda la vida Krystal, que los sorprendió saltando ligeramente frente a ellos…

-¡Vaya, lo que tenemos aquí! –dijo riéndose un poco –De un lado, una sonrisa tan cálida como el sol –dijo señalando a Luca –Y del otro, una mirada tan fría como el hielo –dijo señalando a Jason.

-Oye linda, ¿Me ayudas a levantar un poco esta autoestima de acá? –preguntó el chico alegre sujetando otra vez el cuello de Jason con fuerza –O por lo menos ponerle tornillos a su cara para que forme una sonrisa aunque se vea como psicópata-

Jason seguía casi sin mostrar una ligera emoción. Se quitó el brazo del cuello, y sólo dijo que estaba cansado y quería irse lo antes posible.

Luca dijo que él también estaría ocupado, pero sin duda no era para hacer alguna tarea:

-Saben, yo me voy corriendo. Me dijeron durante la clase de Historia acerca de algo interesante en Internet –dijo Luca.

-¡Qué asco! No creo que a él le interese tu pornografía idiota –mencionó Krystal con un tono un poco burlón.

-¿Eh? No es nada de eso, aunque probablemente tenga algo que ver. En fin, si resulta interesante, te escribo Jason, tal vez te anime un poco o te hunda más. Lo que pase primero –

Y Luca se fue corriendo hacia la calle de la derecha, directo a su casa.

-¡Qué tipo más raro! –Dijo Krystal riéndose –Cuando se giró a ver a Jason, éste ya se había alejado unos 20 pasos en camino a su hogar. Corrió hacia él para alcanzarlo. Se paró frente a él. Y frunció el seño fuertemente. Pero al ver la mirada casi completamente de tristeza, ella se tranquilizó, con una mano le levantó un el rostro con suavidad y le dijo:

-Vamos. Te acompaño a tu casa –


Los dos ya habían recorrido medio camino, y no habían cruzado ni una palabra. Pero Krystal decidió romper el silencio:

-Oye, y… ¿Cómo va todo en tu casa? ¿Todo bien? –Preguntó inclinando ligeramente la cabeza a la izquierda.

Jason no quiso responder…

-Anda, háblame un poco… Él… ¿Te ha vuelto a golpear? –

-Ha tratado… Pero no pudo. Probablemente ni venga a dormir esta noche –

Krystal sabía que su padre, luego del abandono de la madre de Jason, siempre estaba con alguna botella en mano, casi nunca sobrio, y de vez en cuando Jason iba al liceo con algún ojo morado, cuadernos rotos o mojados, su mochila desgarrada, ropa dañada… Todo producto de su padre…

Siguieron caminando hasta llegar al frente de la casa de Jason…

-Supongo que hasta mañana ¿no? –Preguntó ella-

-Sí.

-¿Y no te apetece ir a comer un helado en el centro comercial o algo así? –

Jason negó con la cabeza…

-Vale, luego de hacer unas cosas te escribo. No te desanimes. Bye –Y Krystal se despidió guiñándole un ojo…

Jason suspiró y se decidió por entrar a la casa…


Cerró la puerta y vio el lugar… La sala estaba impecable como él siempre la mantenía… Eso significaba una cosa, su padre no estuvo ni estará esa noche. Subió a su cuarto, y pasó el seguro de la puerta sólo por si acaso. Encendió su computadora. Lanzó su mochila hacia algún lado de la habitación… Estaba tan frustrado, sin casi un por qué, que ni sentía ganas de limpiar un poco la casa. Ni tenía apetito. No iba a cocinar nada…

La computadora cargó completamente, y comenzó a investigar algunas tareas para la semana siguiente. Sólo se preocupaba por mantener sus calificaciones altas…

Estuvo tres horas haciendo unos deberes, bajó y comió algo rápido en la cocina. Volvió a subir, y decidió tratar de dormir un rato… Lo hizo casi a penas se acostó…


El sonido de su teléfono lo despertó de golpe… Se levantó con algo de cansancio y miró el celular. Luca estaba llamando… Contestó:

-¿Qué pasa? –

-¡Hermano, quiero que veas algo muy interesante! Ve a tu computadora, ya mandé un link a tu correo. Avísame cuando lo descargues –Y Luca colgó el celular.

Un poco extrañado, se sentó en su computadora, y fue a su correo. Había un Link en la bandeja de entrada enviado por su loco compañero… Hizo clic y de inmediato empezó una descarga de un archivo exe. Lo que pudo leer era que decía algo de un navegador… Luego de unos minutos, el programa se descargó… En ese momento volvió a sonar el celular:

-¿Sí?

-¿Lo descargaste? Ábrelo y te explico cómo se configura –

-Espera bastardo, dime de qué va esto. No entiendo nada –

-Luego te explico. Ya ábrelo –

-¡Luca!

-¡Vamos! Hazlo.

-… Está bien. Más te vale que no sea un virus o un maldito video erótico.

-¡Que no! Tú sigue –

Jason abrió el archivo, y vio que la ventana que apareció anunciaba una especie de sistema operativo falso. Luca le dijo paso a paso qué debía hacer para configurar el programa… Cuando terminaron, Jason le pidió explicaciones:

-Vale, escucha. Es fantástico. Es un sistema operativo virtual –

-¡No me di cuenta! Pero bro, dime ya para qué sirve… -

-Ok. ¿Has escuchado hablar de la Deep Web? –

Jason pensó por un momento…

-Lo he oído mencionar por allí, pero ¿qué es eso? –

-Mira, ese sistema operativo te permitirá acceder a él con seguridad y nada pasará. Y podrás ver al 100 por ciento de lo que hay en Internet. Google, Wikia, Yahoo, esa es sólo la superficie –

Jason casi se ríe pero se quedó sorprendido por la información que estaba recibiendo… Sintió una sofocante curiosidad.

-¿Te animas? –Preguntó Luca

-… -

-… -

-Vale. Está bien –

Sin darse cuenta, Jason abrió las puertas a un infierno insoportable…

La Web Oscura

Ya estaba media hora desde la conversación con Luca. Éste le explicó cómo configurar el sistema operativo falso (el cual era pesado), entrar a una especie de explorador con el nombre parecido al de un superhéroe de Marvel, y acceder a algo llamado la HiddenWiki y halló todo tipo de información a simple vista ilegal… Ventas de drogas, contenido erótico, informaciones gubernamentales…

Luca le había dicho que era un poco arriesgado. Le dijo que no cliqueeara en ningún anuncio o producto en venta… Pero sólo le dijo eso…

En otras páginas, halló anuncio de ventas de armas de alto calibre: AK-47, Barret.50, Mossberg 12, Desert Eagle .50 entre otras, así como también municiones para ellas… También encontró lugares de ventas de heroína, cocaína, crack y otras drogas en grandes cantidades… Se asombró al ver que podía contratar sicarios de diversos tipos por altos precios…

Su curiosidad cada vez aumentaba cada vez más, pero algo dentro de él le advertía de esas páginas. Pero hizo caso omiso de ellas…

Iba a entrar en otra página pero le llegó un mensaje… Era Krystal, y le preguntaba si ya estaba mejor. Sin dudarlo, Jason le contó lo que Luca le había mostrado…

¨No me da muy buena espina¨ dijo Krystal en un mensaje.

¨No creo que pase nada. Pero lo que encuentro aquí es increíble. Te enviaré el link que me mandó Luca y las instrucciones en archivo Word para que sepas como instalarlo¨. Y así lo hizo…

¨Iré a ver mi correo. Me alegra verte escribir tan animado, bueno sigue en eso. Iré a ver qué hay en ese link¨.

Jason volvió a su computadora, y presionó la página que antes iba a entrar. Ni siquiera vio el nombre, pues lo hacía todo al azar… Sin embargo, el Internet se volvía más pesado…

Inmediatamente, saltó un video a pantalla completa que mostraba a dos mujeres adultas, teniendo relaciones con una niña de aproximadamente 12 años… A Jason no le gustaba ese tipo de cosas y rápidamente trató de salir de allí, pero no podía y el video seguía. Presionando unas teclas, logró cerrar el video. Se calmó un poco y se preguntó qué clase de bestias le agradaba ver ese tipo de videos… Su apetito por las páginas bajaron e iba a cerrar todo y  a apagar la computadora cuando, sin presionar ningún otro botón, saltó una pantalla completamente negra… Se extrañó mucho, pues no había hecho nada, pero creyó que era problema de la misma computadora. Sin embargo, apareció de repente un video que contenía la hora y fecha exacta actual. Era en vivo.

La imagen mostraba una cama con una chica desnuda de aproximadamente 16 años, con rostro de tristeza, signo de haber llorado, sentada en el borde. Una sombra apareció frente a la cámara, y apareció un hombre que sujetó por el cuello a la chica, la cual estaba comenzando a llorar. El hombre hizo que se agachara, y comenzó a violarla de muchas maneras, todas en un ángulo que hacía que todo fuera visto de manera explícita y carnal.

Horrorizado, Jason presionó botones como loco para quitar esa bestialidad… De alguna manera lo logró, pero la imagen se quedó en negro. Luego de unos segundos, y siguiendo estando impactado, Jason vio que apareció una pregunta en la pantalla:

¨ ¿Te gusta ver esto?¨

Y apareció una imagen de dos mujeres semidesnudas sentadas de frente una sobre otra, ambas aplastando a un pequeño cachorro de perro…

Cada vez más, Jason se aterraba. Empezaba a sudar, sus manos temblaban y trató de muchas maneras de quitar la imagen. Ni siquiera el botón de apagado de la computadora funcionaba. Las luces de su cuarto de apagaron, y la puerta se abrió de golpe con una helada brisa…

¨¿O esto?¨ apareció otra pregunta en la pantalla.


En seguida, una foto de dos mujeres lamiendo sangre de un hombre degollado, ambas en ambos lados y con la imagen muy cerca de la cámara.

¨¿Esto?¨ Cada vez más aparecían fotos y preguntas así.

La siguiente fue de una chica ahorcada desde el techo, completamente ensangrentada. Luego tres perros, destripados; después, dos niños con cabezas aplastadas; otra con un hombre sosteniendo dos pechos cercenados cada uno en su mano; unos niños despellejados…

Jason no pudo más y grito: -¡Ya basta! –

Acto seguido desconectó la computadora, una PC de escritorio, y se calmó al ver que la pantalla no mostraba nada y la computadora parecía apagada…

Temblaba, sudaba, empezaron a salir lágrimas de sus ojos… Se acostó boca abajo en su cama y empezó a llorar… Las imágenes eran más fuertes de lo que pudiera describirse en un texto o contado verbalmente…

Entonces, llegó un mensaje a su teléfono. Era Krystal y decía que iba a probar el programa… Rápidamente marcó su número:

-Aló, ¿What´s up, sweetheart? –

-¡Krystal… -decía con voz asustadiza y temblorosa - …hagas lo que hagas, no abras ese maldito programa! –

-¿Qué? ¿Y ese cambio de parecer? Parecías muy entusiasmado cuando me contaste sobre…-

-¡Hazme caso y no lo hagas! –

-¿Qué tienes, estás llorando? ¿Tu papá? –

-¡No es nada de eso! Sólo no lo hagas –

Y colgó el teléfono. Casi no podía hablar… Se le había ido la voz… Quería desinstalar el programa pero le daba miedo siquiera mirar la PC… Trató de calmarse, bajó a la cocina por un poco de agua… Sin embargo, en vez de beber en un vaso, abrió el grifo y se lavó la cara tantas veces que olvidó cuantas… Miró su reflejo en la ventana… Y trató de no pensar en esas imágenes…

Volvió a su alcoba, e intentó dormir… Sólo esperaba despertar, y darse cuenta de lo que había sucedido era una pesadilla…

Pero no lo era…


A la mañana siguiente, Jason despertó justo antes de que sonara su alarma para el liceo… Estaba temblando nuevamente y estaba empapado en sudor… Sabía que todo había sido causado por esa cosa que Luca le recomendó. Maldijo el hecho de que no hubiese sido un sueño.

Se vistió, comió algo rápido y fue al liceo…


Ya en la entrada del ruidoso salón, se dirigió a su asiento no sin antes percatarse de que Luca estaba en el asiento detrás del suyo, y lo saludaba con una mano y la misma sonrisa de siempre…

-Buenos días Jay, ¿Cómo te reciben estos rayos de sol? –Preguntó Luca soltando más de una carcajada.

Pero Jason no respondió y se sentó…

-¿Ahora te da por ignorarme? Sin duda eres un tipo raro. Anda, ¿qué te pasa cara dura? – Dijo de nuevo, y luego le dio un pequeño empujón en la espalda…

Poco a poco, Jason se volteó, y Luca fue recibido con una mirada que nunca había visto de su compañero.

Jason se levantó de su asiento, agarró a Luca por el cuello de su camisa, lo puso de pie de golpe y gritó:

-¡¿Por qué me dijiste que entrara a esas malditas páginas?! –

Inmediatamente, el ruido del salón se calló, y los demás alumnos pusieron su atención en ellos… Al darse cuenta de esto, Jason soltó a Luca y se sentó sin decir otra palabra, y sin cambiar su helada mirada… Luca no podía creerlo, era la primera vez que Jason actuaba de forma violenta, pero no quiso hacer nada más y se sentó también…


Ambos pasaron el día sin dirigirse palabra alguna… Y llegó la hora de irse.

Al llegar a la salida, cada uno iba por su cuenta, y en eso, Krystal apareció:

-Hola, oye, ¿Por qué sonabas tan asustado ayer? Casi me da risa –Preguntó ella.

-Dime que no entraste a esa web –Preguntó Jason clavando la mirada en ella.

-Tranquilo no hice na…-

-Hola Krys, ¿Qué tal todo? –

-¡Ah! Hola Luc, ¿Todo bien? –

-Lo estaría si supiera tan solo por qué este idiota enloqueció empezando la clase y me gritó –Preguntó Luca señalando a Jason.

-¿Eso es verdad? –dijo Krystal.

-Sí, además, no creo haber hecho nada malo – respondió Luca.

-¡¿Qué?! –Exclamó Jason –Nada malo dices… Luca, ahora bien, exactamente ¿qué te apareció cuando entraste en esa Deep Web? –Preguntó Jason a Luca.

-Mmmm, pues, habían unas páginas de venta de alucinógenos interesantes –dijo riendo un poco –También venta de armas y un poco de información del gobierno en la HiddenWiki… Te sorprendería si supieras lo que hay en esas bases secretas…-

Mientras tanto, Krystal miraba la conversación sin saber qué decir.

-Escucha… Les diré a los dos. A mi me aparecieron ventanas, fotos y videos espantosos y macabros, de las peores imágenes que he visto en mi vida… Ni siquiera la computadora se apagó manualmente ni nada… -

-¿Es en serio? Y ¿qué estabas buscando exactamente? –Preguntó Krystal

-Eso te pasa por buscar como loco. A saber qué coño te salió… -dijo Luca

-¡Es cierto! Eran imágenes de muertos y cosas así. Y yo estaba explorando igual que tú. ¡No hice otra cosa! –Exclamó Jason.

Todos hicieron una pausa, como si estuvieran pensando que todo era real.

-Sólo no vayas a esas páginas y ya. A mi no me pasó nada –Afirmó Luca.

-Ok, pero hagan lo que hagan, no vayan a entrar en esa web, ¿de acuerdo? –preguntó Jason. –Y desinstalaré ese buscador y ese sistema operativo cuando llegue –

-Ok vale. Hasta mañana –Se despidió Luca y se fue…

-Ciao  –dijo Krystal. –Oye ¿quieres que te acompañe a casa? –

-No –Respondió fríamente Jason. Y se fue a su casa…


Caminaba rápidamente. Su plan, llegar, encender la computadora, sin nada más, desinstalar y eliminar permanentemente todo lo relacionado con la Deep Web. De alguna manera sonaba fácil, sin embargo, no lo iba a ser.

Llegó y entró. Frente a la puerta, había una botella tirada. Miró a todos los lados y no había nadie. Eso significaba que su padre terminó de trabajar y podía beber lo que quisiera, y llegaría esa noche a la casa…

No le dio importancia. Subió las escaleras y fue a su habitación. Cerró con seguro y encendió su computadora. Al ver la pantalla de Windows poco a poco aparecer, le dio un fuerte dolor de cabeza, seguido de esas imágenes de la noche pasada en modo de flasback… Se sentó y notó que se había creado un Acceso Directo al navegador para ir a la Deep Web. Tragó saliva y se armó de valor…

Buscó en Disco Duro, llevó el navegador y el sistema operativo a la papelera de reciclaje. Cuando todo estaba allí, entró en ella, y estaba a punto de seleccionar Vaciar Papelera… Pero justo antes de que lo hiciera, la pantalla oscureció y apareció un mensaje… Jason se asustó tanto al leerlo que se levantó de golpe de la silla.

¨No lo hagas. Está a punto de comenzar la función¨.

Entonces, apareció un video. Era una sala pequeña y poco iluminada. Frente a la cámara, un sujeto con máscara de payaso un poco macabra.

-Bien ¿Están listos para divertirse? –Preguntaba el hombre riendo fuertemente a carcajadas de una forma aterradora. –En este acto, haré a desaparecer, no a una, ni a dos, sino a tres hermosas asistentes…

La cámara apuntó a tres lindas mujeres sin ningún tipo de ropa. Aparentemente, se veían en un especie de estado de trance, pues solo balbuceaban un poco y les costaba mantener un poco el equilibrio.

-Gracias a este humo divertido, ellas están dispuestas a desaparecer –

Efectivamente, había una especie de neblina o humo en el ambiente. Alguna especie de droga o algo así, y es lo que debía causar ese trance… El payaso se acercó a las chicas y les ordenó que entrara a una habitación aparentemente insonorizada. El payaso nalgeó a una de ellas mientras entraban a una pequeña cabina transparente y rápidamente cerró una puerta de alta seguridad. Tomó la cámara y corrió hasta una cabina no muy lejos y grababa a las mujeres a través de una ventana grande de cristal. Tomó una pequeña radio y les dijo:

-A ver señoritas –decía mientras reía -…ahora escondí algo en cada una de ustedes, exacto. En sus traseros. Busquen.


Empezaron a  buscar entre sus glúteos, y cada una sacó un cigarrillo. El payaso les ordenó que se lo pusieran en la boca, y le dijo a una en específica, llamándola por Jessie, que tomara del suelo un encendedor… Y una de ellas tomó uno del suelo de la estrecha cabina.

-Ahora cariño –decía cada vez más macabramente -…Quiero que las tres se acerquen, y enciendan sus cigarros… Ahora, verán que sí tengo la magia para hacerlas desaparecer…

Las tres mujeres se acercaron y una trató de sacar llama al encendedor para que las tres fumaran… Jason casi se veía venir lo siguiente: -No puede ser –dijo.

Cuando salió la llama, toda la cabina en donde estaban las mujeres empezó a arder por dentro. Los desgarradores gritos se oían mientras las mujeres ardían dentro de un verdadero infierno, mientras el payaso reía de una manera más macabra y malévola, aplaudiendo y celebrando. Se veía a las mujeres incinerándose golpeando el cristal transparente a prueba de fuego, muriendo en carne viva y roja…

-Y esto es todo por hoy. Gracias por ver y vuelvan pronto, porque tenemos mucho más –decía el payaso mientras reía y mostraba detrás suyo una celda larga llena de mujeres drogadas…-

De inmediato la pantalla oscureció.

Jason se sentó sin mirar en la cama y no pudo creer lo que acababa de ver… Entonces las luces de su cuarto empezaron a fallar, y otra imagen apareció en la pantalla…

Mostraba una gran sala de piedra cincelada sólo iluminada por unas personas sosteniendo unas velas… Todas encapuchadas con grandes túnicas. Parecía que eran una especie de secta. Eran aproximadamente 30 personas. Un hombre, cuya oscuridad ocultaba su rostro, se acercó a la cámara y dijo:

-Que al oscuro agrade nuestro sacrificio, en este mundo de traidores herejes –dijo. Y luego mostrando detrás de sí siete mesas de piedra ordenadas de forma circular con siete mujeres amarradas y acostadas, dijo –Siete hijos, de nuestro señor de los fuegos, darán a levantar de las tinieblas al nuevo mundo.

Acto seguido siete hombres se quitaron las túnicas, subieron cada uno a una mesa, y comenzaron a violar a las mujeres… El hombre que hablaba se quitó la capucha, y mostró una cara calva completamente, con cicatrices de quemaduras y una mirada que Jason describiría como salida desde el mismo infierno…

-El mundo de profanos, traidores, e impuros caerá…- Terminó diciendo…

Jason no sabía qué decir. Estaba extrañado… Una secta satánica mostraba rituales en Internet, pensó para sus fieles, o ¨¿para qué mierda¨

La pantalla cambió de instante, y mostraban a todas las mujeres que habían sido embarazadas, dando a luz casi al mismo instante, con algunos retrasos o diferencias de minutos entre ellas. La cámara enfocó a una mujer siendo atendida en el parto en la misma sala de piedra… Cuando el niño salió, lo que el fiel agarraba no era un niño. Parecía un niño, pero terrenalmente no lo era. Parecía un humanoide rojo que vomitaba y lloraba sangre, con ojos totalmente negros y que se movía frenéticamente, dando zarpazos  con algo que parecían garras. Lo acercaron a su madre acostada, y ésta gritó al verlo. Inmediatamente, la criatura empezó a morderle y rasgarle la cara, salpicando sangre a la cámara. Luego se oyó un fuerte y agudo grito, y la cámara se apaga.

Trató de recuperarse, y desconectó la PC, pero ésta siguió con energía.

-¡Apágate maldita mierda! –gritó Jason.

Pero no sucedía…

Lo siguiente que apareció fue lo que parecía un oso de peluche de tamaño mediano; la cámara se acercó… Jason no entendía lo que significaba, pero se acercó más a la pantalla para ver mejor, casi de una manera que lo hizo olvidar que podía pasar algo malo…

Poco a poco, unas costuras del muñeco se rompían, dando a mostrar que no era un peluche con relleno normal, sino que había sido rellenado con el cadáver de un infante…

Jason se tapó los ojos, y gritó como nunca antes lo había hecho. Maldijo el Internet. Su computadora. Todo.

En ese momento, parecía que la pantalla volvía a la normalidad, mostrando su salvapantallas de Windows original, y sus carpetas y accesos directos. Todo parecía ordinario.

Se tranquilizó, y aún temblando se acercó a la computadora. Las luces de su cuarto se encendieron como si nada. De golpe, una pequeña ventana negra mostraba unas palabras y debajo, un espacio para escribir.

-¨Hola. Te ha gustado todo ¿Verdad?¨ decía el primer mensaje. Jason no sabía quién lo había mandado, pero ya estaba harto.

¨¿Quién eres?¨

-¨Ya deberías saberlo¨

-¨No lo sé¨

-¨…¨

-¨Sólo quiero que esto acabe de una buena vez¨

-¨Pues, déjame decirte, que aquí sólo entran los que están decididos a no salir. Tú no puedes salir¨

-¨ ¿Te refieres a…?¨

-¨La web profunda no es para cualquiera. Se nota que no tomaste todas las precauciones para evitarme a mí y a los otros. Ya nadie puede salir de esto. No está permitido¨

-¨No me importa. Voy a salirme de esto.¨

-¨Lo siento. Pero no puedes. Igual. Ya el mensajero va  a por ti y por tus amigos¨

-¨????¨

-¨Fue ese muchacho, Luca, quien no tomó las precauciones y te condenó por no dártelas…¨

-¨¿Qué vas a hacer?¨

-¨Yo nada. Pero el mensajero se encargará de ti, de ese chico y de tu amiga. No deberían hurgar donde no deben si no están preparados.¨

-¨Krystal¨

-¨El mensajero ya está cerca¨

-¨ ¿Mensajero?¨

-¨Hay sólo una manera de salir de la Deep Web. Morir¨

La ventana se cerró. Jason estaba pálido. No sabía qué hacer. Se sentó en la cama, y puso su cabeza entre sus rodillas. Estaba desesperado, ahora ¿alguien lo perseguiría a él y a sus compañeros? No estaba seguro de nada…

Su computadora sonó. Alguien lo estaba llamando por Skype. Encendió la cámara y vio a Krystal.

-Krystal –

-Jason. No creo que tenga mucho tiempo. Perdón –dijo asustada.

-¿A qué te refieres, qué paso? ¿Estás  bien? –

-Lo siento. Fui a esas páginas… No borré el programa cuando lo descargué… Lo vi todo –decía mientras comenzaba a llorar. –Creo que hay alguien abajo en la sala. Mis padres están de viaje y se supone no debería haber nadie. Hay ruidos abajo – decía ella mientras volteba sobre su hombro nerviosamente.

-¡No salgas! Cálmate, todo va a estar bien –

Se escuchó el sonido de algo quebrándose abajo…

-¡Dios mío! –exclamó Krystal.

-Escúchame. Escapa por la ventana. Sal por ahí y ven a mi casa. No importa nada no te detengas. Corre –

-Ok. Espero verte allá –

La llamada acabó… Era oficial. Todos estaban en peligro ahora… Tomó el celular y llamó a Luca… Nada… No contestaba. Intentó otras veces más pero nada.


Después de media hora, Krystal llegó a la casa de Jason asustada… Estaba temblando y llorando… Jason la tranquilizó como pudo. Cerraron puertas y ventanas con seguro y subieron al cuarto de Jason. Krystal se echó en la cama. Estaba cansada…´

-Estoy segura, de que había alguien allí –dijo tratando de calmarse.

-Lo importante es que saliste rápido de allí. Oye, mira esto –le dijo Jason señalando al computadora…

Krystal no quería mirar la pantalla, pero Jason la convenció. Era un video de cómo acceder a la Deep Web de manera segura, usando el buscador de Google. Vieron el video. El autor mencionaba lo del sistema operativo, pero agregaba otras cosas que aseguraban eran esenciales para entrar con seguridad. Luca se saltó muchos pasos…

Se dieron cuenta. Todo comenzó por culpa de Luca… Sin embargo, estaban convencidos de que no lo había hecho a propósito…

-Ese maldito –dijo Krystal.

-Trato de llamarlo pero no contesta –

-Voy a tratar también…-

Entonces, Jason encontró un video que anunciaba, consecuencias de entrar a la Deep Web. Lo abrió y cargó rápido… Una chica de tal vez 17 o 18 años empezaba a hablar:

-Muchos dirán que hay riesgos de entrar a la Deep Web. Los hay. Son muy peligrosos. Algunos sicarios te matarán por no pagar; gente te estafará; te extorsionarán. Pero a mí me pasó algo mucho peor. Lo digo, no tomé las suficientes precauciones. No hice caso a mis amigos, y ahora ellos pagaron también por el error que cometí. Y ellos sí lo hicieron bien. Todo fue mi culpa… Esa web me mostró cosas horrible, feas, bestiales –la chica comenzaba a llorar –…Ahora sé que me persiguen. Alguien llamado el mensajero, empezó a perseguirme en cuanto traté de salirme. Mis amigos están muertos… él los mató… Nadie puede salirse sin morir primero… No quiero morir a sus manos. Lo siento mucho, no pude hacer nada por mis amigos… -La chica voltea al escuchar algo detrás suyo –Mis ojos han visto cosas espantosas. No quiero tenerlos… Quiero morir pero no por su mano… Ellos están en todas partes… No pueden detenerlo… Acepten lo que venga. Adiós –

La chica se alejó un poco y con sus uñas empezó a arrancarse los ojos. La chica gritaba desgarradoramente, mientras sangraba fuertemente. Cuando se los arrancó completamente, ya había perdido mucha sangre y cayó muerta… La escena permaneció así por 2 minutos hasta que alguien con una máscara de payaso triste, entró, con un cuchillo remató a la chica y apagó la cámara…

Sin palabras ambos se quedaron. Se miraron mutuamente, y ninguno dijo nada. Pero la compañía mutua hizo que se alterasen menos….

Otra llamada de Skype… Luca.

-Oye, ¿Qué tal ustedes? –

-¡¡¡Luca!!! –Ambos gritaron.

-¿Están juntos los dos? Avísenme tortolitos –

-Escucha, Luca debes salir de allí –dijo Krystal.

-¿Qué? Vamos ya cállense, y explíquense mejor. –

- Oye, debes salir de tu casa. Ven a la mía. ¡No! Nos vemos en el muelle. Te explicaremos todo allí –

-¿El muelle? Pero queda muy lejos –

-¡¡Escucha ya maldito imbécil!! Causaste algo y debes resolverlo. Ahora ve al muelle ahora. –Gritó Krystal mostrando su enojo.

Luca se giró pues escuchó algo.

-¿Qué fue eso? –preguntó la chica

-No lo sé. Iré a revisar –

Jason y Krystal le dijeron que no lo hiciera, pero Luca no hizo caso. Sacó una pequeña navaja que tenía y se estaba dirigiendo a la puerta de su cuarto, cuando un hombre con una máscara de payaso triste apareció. Luca le gritó que se fuera y lo amenazó con la navaja. Pero el hombre lo golpeó en la cara y Luca cayó. Con un martillo, el sujeto empezó a golpear repetidamente la cabeza del chico, mientras se escuchaban los gritos y todo se veía por la cámara. Cuando el sujeto terminó, tomó la cabeza aplastada de Luca y la mostró en la cámara. Entonces salió corriendo por la puerta…

Casi sin palabras, temblando y asustados, ellos sabían que debían escapar.

Máscara payaso triste

-Tu casa no… No está lejos de la de Luca –dijo Krystal mientras empezaba a llorar.

-V…Vámonos –dijo Jason. –Tenemos que irnos de aquí –

Ambos se pararon y abrieron la puerta para salir, pero había un hombre con una botella frente a ellos.

-Oye… Tú… ¿Sigues sin hacer nada útil? –dijo el padre de Jason.

-Ahora no me molestes. Debo irme –

-Tú, te vas… de aquí… jajaja –Evidentemente, estaba muy ebrio por la forma en que hablaba y caminaba… -Hey, ¿Quién es esa? –preguntó señalando a Krystal.

-No es tu problema –dijo Jason tomándola del brazo para largarse de allí. Pero su padre lo golpeó en el rostro y Jason cayó al suelo.

-Sí es mi problema. No… No me hablar así… Soy tu padree –dijo mientras empezaba a tomar más ron. –Te la estás follando, ¿verdad? ¡¡Pues no en mi casa!!

-¡¡Van a matarme. Déjame ir!! –

-¡¡¿¿Ahora eres mafioso ehhh??!! Primero te mato yo –

Unos pasos silenciaron la escena… El padre de Jason se giró y vio a un hombre de negro con una máscara de payaso triste… Sin titubear, el papá de Jason golpeó al sujeto en la cabeza con la botella, rompiéndose en el acto. El hombre cayó al suelo.

-¡¡Nadie viene a hacer bromas en mi casa!! ¡Nadi-

La orden se interrumpió, pues rápidamente el asesino se levantó y clavó un cuchillo de cocina en el ojo izquierdo del hombre ebrio, quien se desplomó muerto… Por unos segundos, tanto el asesino como los dos chicos vieron el cadáver del padre de Jason. Luego los tres levantaron la mirada…

Krystal y Jason corrieron al cuarto y cerraron la puerta con seguro antes de que el hombre entrara… Se alejaron de la puerta, sólo para ver que ésta recibía un impacto fuerte, casi agrietándose. El mensajero estaba embistiendo contra la puerta…

-¡La ventana! –gritó Jason

Trataron de abrir la ventana, decididos a saltar. Pero de un golpe más fuerte, el mensajero destruyó la puerta, entrando y sujetando a Krystal del cabello. Jason trató de protegerla, y golpeó al mensajero en la cabeza con bate de baseball, pero éste se enfureció más y empujó a Krystal contra la ventana, haciendo que ésta se rompiera y Krystal cayera. El Mensajero trató de arrojar también a Jason por la ventana, pero en el último segundo, Jason se sujetó al asesino, arrastrándolo con él hacia abajo. Cayeron dos pisos sobre unos arbustos. El Mensajero se levantó y tomó a Jason por el cuello para apuñalarle, pero Krystal empezó a atacar al hombre. Éste soltó a Jason y golpeó en la cara a la chica, cayendo inconsciente. Iba a rematarla pero Jason tomó un trozo de cristal roto de la ventana, y se lo clavó en el cuello al mensajero. Casi sin inmutarse, el hombre se volteó para matar a Jason, y éste salió corriendo.

Mientras corría, Jason observaba que el hombre no se regresara por Krystal, y al mismo tiempo, sólo deseaba que el hombre no lo alcanzara… Miró hacia atrás y vio que el hombre estaba cada vez más cerca, por lo que Jason giró, agarró al sujeto por la parte de atrás de la cabeza, e hizo que ésta impactara contra el parabrisas de una camioneta. Sin embargo, casi parecía que no sentía dolor alguno. Se levantó, y comenzó a perseguir a Jason otra vez… Sin darse cuenta, se estaban acercando a la costa… Inevitablemente, Jason tuvo que ir, por un camino cuesta arriba. Jason llegó a un acantilado que daba una fuerte caída libre hacia la playa. Se oían las olas romper contra las rocas de abajo.

Jason se giró y detrás suyo estaba el Mensajero. Estaba acorralado. Lentamente, el hombre se acercó, y con un movimiento fugaz, sacó el cuchillo e intento apuñalar otra vez a Jason. Estaban forcejeando y ambos cayeron al suelo, pero el hombre estaba sobre Jason. Con su mano libre, el Mensajero golpeaba repetidamente al cara y el torso de Jason, e incluso le rompió la nariz. Casi sin fuerzas, Jason resistía los ataques del hombre, hasta que al fin, el cuchillo cayó, no sin antes Jason voltear su cara, haciendo que el resultado fue que el cuchillo perforara y destruyera el oído izquierdo de Jason… Él gritaba por el fuerte dolor, pero más que eso, quería sacarse de encima al hombre…

Vio que por los agujeros de la máscara, se asomaban los ojos del hombre. El mensajero comenzó a ahorcar a Jason, y como acto desesperado, él atacó a los ojos del hombre con sus dedos. De los agujeros salía sangre cada vez en más cantidad. Hasta que el hombre dejó a Jason y empezó a retorcerse de dolor… Tomando aire, Jason se percató de que el Mensajero había dejado caer el cuchillo. Cuando recuperó el aire, Jason con todas sus fuerzas, tomó al hombre por los hombros, lo puso de espaldas al acantilado y lo apuñaló fuertemente en el estómago, y repitió esto dos veces más. Cuando terminó, empujó al hombre malherido hacia el vacío del acantilado, golpeándose y destrozándose el cuerpo contra las rocas de abajo…

Vio el cadáver del hombre, y pensó ¨Lo he logrado¨. Acto seguido, comenzó a llorar amargamente…

Estaba dispuesto a volver a buscar a Krystal, pero encontró una hoja de papel arrugada cerca de él. La tomó y abrió el papel para leer ¨Estamos en todas partes¨. Jason arrojó el papel al acantilado, pero se percató que el cuerpo del Mensajero había desaparecido…


Estaba bien, sólo estaba dormida. Eso lo calmó mucho. Jason se dispuso a cargar a Krystal hacia su casa… Caminó por las calles oscuras… Casi se topó con un hombre con aura de asaltante, pero debió asustarse al ver a Jason golpeado y cubierto de sangre…


La puerta estaba abierta. ¨Debió haber sido él¨. No había nadie dentro… Llevó a Krystal hacia su habitación y la acostó en su cama. Fue a la parte trasera del cobertizo, y buscó un hacha, unos clavos, un martillo y una cadena con un candado y su llave. Escribió una nota para cuando se despertase y se fue a su casa, no sin antes amarrar la cadena a la perilla de la puerta, tensada con la barandilla de las escaleras, asegurándolo con el candado…

Entonces, se fue…


Se despertó sobresaltada… No sabía cómo había llegado a su cuarto. Lo último que recordaba fue una pelea, contra un hombre con una máscara de payaso triste… Vio que su computadora había sido destrozada… Extrañada, se levantó, y vio una nota en el monitor roto de la PC.

¨Lamento no haber podido hacer más. Desearía haber salvado a Luca. O por lo menos no haberte enviado ese Link. Lo siento. Créeme que te he hecho un favor al romper la PC. No podrás salir de tu cuarto… A menos que uses un hacha que dejé bajo tu cama. Con martillo y clavos aseguré tu ventana. No sé cómo no te despertaste… Lo hice porque no estaba seguro si volverían a por ti. Por mi no te preocupes… No creo que sienta nada más. Te quiero. Jason.

P.D: Ojalá no me hubiese centrado en lo miserable que era mi vida. En lugar de eso, haber aceptado a esas invitaciones para ir a comer helado. Con amor para ti...¨


Buscó el hacha debajo de la cama, y rompió la cerradura, para poder empujar y abrir la puerta, aun terminando de quebrarla… Salió de casa, y vio que era de mañana… Sin pensarlo dos veces, fue corriendo hacia la casa de Jason…


Faltaba doblar la esquina, pero poco a poco quedó sorprendida y asustada. Los policías y forenses estaban sacando un cuerpo del interior de la casa. La gente gritaba y se asustaba… Quedó paralizada cuando vio un cuerpo, con los mismos zapatos de Jason, y mancas de sangre en su cara… Se acercó lentamente, pero un policía la detuvo.

-Señorita, no puede pasar. ¡Ustedes, aléjense! –

-¿Q… Qué pasó? –

-¡Atrás, atrás! –

-Dígame ¿Qué pasó? –

-Escuche. Hay un joven que se quitó los ojos después de matar a su padre. Ya nos estamos encargando. Ahora váyase –

No lo podía creer… Él, no pudo aguantar más… Hizo lo mismo… Que esa chica del video…

El gritar su nombre mil y un veces, no pudo hacerlo volver. Ese día… Krystal, lloró como nunca, porque había perdido a esa sonrisa tan cálida como el sol, y a esa mirada tan fría como el hielo…


Habían pasado 3 meses después de lo sucedido. Estaba en camino con sus padres hacia una nueva ciudad. La mudanza les pareció lo más práctico luego de ese episodio oscuro de su vida. Se pararon en una estación de servicio para recargar combustible. Mientras miraba la ventana, su teléfono vibró. Revisó y un número desconocido le había enviado un mensaje en WhatsApp. Decía:

¨Me acabo de enterar lo de tu amigo. Lo siento. Créeme que no tuve nada que ver, hasta pensaba que le gustaba mi programa. En fin, mis condolencias, y también por ese otro amigo loco tuyo. Si quieres ver el programa otra vez, sabes donde buscarnos. Te dejaremos en paz a menos que quieras volver a vernos. Te envío una foto para que me recuerdes. Y recuerda, estamos en todas partes...¨

Se sobresaltó y casi le da un infarto, al ver que la fotografía que le había llegado, era el hombre de la máscara de payaso que disfrutaba matando mujeres en lo más oscuro de la Deep Web. Desde esa noche, ella nunca pudo vivir en paz, pues sabía que las personas de las páginas ocultas, la acecharían y no pararían hasta matarla, por ser la única superviviente en escapar de la Deep Web.

Joshua888/Takanashi Kaito 8 oct 2016

Segunda Parte: Web Oscura Parte 2: Redes de Sangre

Tercera Parte: Web Oscura Parte 3: Venganza

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.